RR.HH. ¿Hay que Fiarse de los ‘Influencers’ que predicen el Futuro del Trabajo?

369

Las profesiones de éxito caerán en declive en 5 años, y las más demandadas en un lustro hoy ni se conocen. La dificultad para obtener asesoría y consejo fiable sobre qué profesión elegir o en qué sector trabajar lleva a acudir a gurús e ‘influencers’ del empleo. Pero no todos son fiables.

No nos queda más remedio que resignarnos y aceptar que, en general, somos muy malos pronosticadores de nuestro propio futuro laboral -qué profesiones nos convienen o cómo y dónde trabajaremos-, por lo que las predicciones sobre lo que estaremos haciendo en 5, 10 ó 20 años son manifiestamente mejorables. Además, el ya archiconocido estudio del Institute for the Future (IFTF) de Palo Alto que revela que el 85% de los empleos que tendrá éxito en 2030 no existen en la actualidad, termina de aguarnos la fiesta de la predicción y del asesoramiento.

Futuristas de siempre

En este difícil escenario, hay quien opta por acudir a los futuristas para lograr el consejo que muy pocos nos pueden proporcionar: qué carrera estudiar, en qué sector podemos trabajar o qué profesión nos conviene escoger. Esto no tiene nada que ver con el tarot o la magia. Los futuristas son visionarios que adelantan cómo será el mundo y cuáles serán los negocios de mañana y las profesiones más cotizadas sobre la base de evidencias y datos reales. Identifican tendencias, son capaces de explicar por qué son importantes, qué las impulsa, cuáles serán sus implicaciones, y cómo se puede aprovechar esa visión de futuro en los negocios y en las nuevas profesiones.

Daniel Gilbert, psicólogo de la Universidad de Harvard, es uno de esos futuristas, un verdadero influencer sobre el futuro del trabajo que se une a la teoría de quesomos pésimos pronosticadores de nuestro futuro laboral, y de que las deficientes predicciones sobre lo que estaremos haciendo dentro de 10 ó 20 años afectan negativamente a las decisiones que tomamos al escoger una carrera, al cambiar de empleo o reinventarnos profesionalmente.

Amy Webb, futurista de la New York University Stern School of Business, cree que los futuristas conciben el tiempo de manera diferente: en vez de líneas de tiempo, tienen una visión cónica de la realidad, mientras que Ben Hammersley, fundador de la consultora Hammersley Futures, aconseja comprender que la tecnología, la política, la sociedad y la cultura se afectan mutuamente, y que no basta con ser fuerte en un campo del conocimiento.

Nota recomendada: RR.HH. ¿Conoce los «Quit Tok» o Influencers de Renuncias?
Pegados al terreno

A quien este tipo de influencers sobre el futuro del trabajo le parezca poco pegado al terreno, siempre tendrá la posibilidad de recurrir al selecto club de gurús reclutadores que siguen la máxima de «capacidades antes que títulos académicos» y que transforman las estrategias para buscar empleo con sus fórmulas de contratación adaptadas a una nueva forma de trabajar que, lógicamente, influye en los perfiles profesionales exigidos. En este grupo de influyentes destacan los tres mosqueteros del reclutamiento: Laszlo Bock, exvicepresidente de recursos humanos de Google y creador de Humu; Jeff Weiner, presidente ejecutivo de LinkedIn; y Elon Musk, fundador de Tesla.

Quienes se decidan a ajustar su perfil profesional al peculiar concepto de contratación de estos gurús reclutadores deben tener en cuenta, por ejemplo, la posibilidad de acceder a posiciones que implican desarrollo de carrera y una retribución más que aceptable sin necesidad de un título, o con muy poca experiencia profesional. Antes que por su título académico, Elon Musk le contrataría por ser un constructor digital. Un profesional caracterizado por su saber hacer, capaz de demostrar resultados.

Y ahora… ¿qué?

El experimento global de teletrabajo, la vuelta a la oficina y el modelo híbrido son las cuestiones centrales de las que se ocupan los actuales nuevos influencers más seguidos para saber cómo será el futuro del trabajo que, según las predicciones de los futuristas, permite imaginar un escenario que se puede mantener con pocas horas de trabajo… O tal vez otro en el que nos veamos obligados a trabajar incluso hasta más allá de los 75 años.

Parece claro que vamos a trabajar menos horas, sobre todo por efecto de la automatización; que pasaremos menos tiempo en las oficinas, y que el trabajo autónomo será más frecuente. Y veremos formatos freelance combinados con la actividad por cuenta ajena.

Nota recomendada: RR.HH. ¿Para que Sirven los Influencers Organizacionales?

En menos de tres décadas será raro que un profesional dependa de un solo jefe. Los salarios podrán venir de varias empresas y será posible realizar actividades variadas sin tener que renunciar a ninguna de las áreas de especialidad. El trabajo por proyectos será una realidad ya consolidada, y será común emplear el tiempo de trabajo en varias actividades compatibles e independientes. Todo esto en un entorno que fusiona la realidad y lo virtual, y que genera nuevos empleos y profesiones.

Entre los influencers a los que millones de personas siguen para buscar consejo sobre su trabajo están Max Farber (@Farbsy), un creador de contenidos sobre las frustraciones cotidianas en el lugar de trabajo; la consultora de tecnología Laura Whaley (@Loewhaley), cuyo eslogan hey work bestie engancha a 2,6 millones de seguidores en TikTok; o Corporate Bish, una analista de datos de Fortune 500 que usa Instagram para hablar de la vuelta a la oficina, y que no cree que regresemos a la vida de oficina anterior a la pandemia.

Influencer desde TikTok, Liljehu (@CorporateDumpsterFire) trabaja en remoto desde antes de la pandemia y no ha visto en persona a sus compañeros de trabajo. Y Sarai Marie (@SaraisThreads), con más de 1,3 millones de seguidores en Instagram y TikTok, habla de los desequilibrios de poder en el lugar de trabajo.

Nota recomendada: Linkedin ¿Porque Cada Vez se Quiere Parecer + a las Otras Redes Sociales?
Nuevos modelos

Dicen que en GitLab -una compañía tecnológica estadounidense- nunca se pone el sol ni se interrumpe la actividad de sus 1.300 empleados, gracias al trabajo en remoto desde 65 países. GitLab usa el teletrabajo para el 100% de su plantilla desde 2014, y esto da cierta autoridad a su jefe de teletrabajo (desde 2019), Darren Murph, un influencer -en LinkedIn y Twitter- del futuro del empleo.

Job van der Voort no podía dedicarse a otra cosa con ese nombre. Es un ex de GitLab que se ha convertido en CEO de Remote.com, desde donde influye y aconseja acerca de si es posible construir una empresa y un negocio con el trabajo remoto como único enfoque. De su etapa en GitLab le ha quedado la preocupación de cómo gestionar equipos que están en diferentes zonas horarias.

Liam Martin, cofundador y CMO de Time Doctor en 2012, habla de teletrabajo desde hace 15 años. Es un experto en la gestión de empleados remotos y en la creación de equipos flexibles.

Jason Fried, fundador y CEO de Basecamp; Ofer Tirosh, CEO de Tomedes o Heather Doshay, vicepresidenta de personas de Webflow, completarían una lista ideal de asesores de su vida profesional futura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here