Cómo Gestionar la Influencia en el Trabajo

Date:

Contar con una cohorte de seguidores y admiradores en el entorno laboral es una virtud a la que muchos profesionales sacan partido: la popularidad es un acelerador de su carrera, pero también un atributo que se puede volver en contra si no se gestiona bien.
En España conviven 3.600 influencers. Adquieren esta categoría aquellas personas que acumulan un mínimo de 100.000 seguidores en Instagram o 300.000 en TikTok, cuentan con un 2% de interacción y llegan al 30% de la audiencia. Aida Domenech es Dulceida. Aglutina 3,4 millones de seguidores en Instagram y ronda los 900.000 en TikTok, lo que la convierte en la influencer más conocida en el mundo. No obstante, está a años luz de Taylor Swift: 279 millones y 208 millones de followers, respectivamente, en estas redes… por ahora.
Influencers o influyentes laborales
Más allá de las clasificaciones y la popularidad de estos personajes -y salvando las distancias- influencers e influyentes están más cerca de lo que parece en el ámbito laboral. Algunos aprovechan todo su encanto para conseguir sus objetivos; otros se saben líderes, y aunque no presumen en exceso de ello, saben de sobra que tienen un punto a favor para hacer carrera. Carol Murtra, CEO de Milkyway, dice que los influencers laborales “logran influir sobre otros miembros por sus habilidades innatas y no porque les hayan otorgado el poder. Es la diferencia entre liderazgo y autoridad. El liderazgo se gana, la autoridad se otorga. Los influencers laborales son líderes natos, aunque en ocasiones no tengan la autoridad otorgada por la organización”.
Llegados a este punto, Andrés Pérez Ortega, consultor en estrategia personal, prefiere hablar de influyentes:”Un influencer puede conseguir que los adolescentes compren una camiseta, mientras que un influyente en la empresa consigue que los proyectos salgan adelante sin tener que utilizar su cargo o su poder”. En su opinión, el influyente lo trae de serie y es independiente de quien le pague: “Puede que estar respaldado por una empresa le dé puntos extra de influencia, pero es su carisma, su credibilidad o su capacidad de comunicación lo que consigue que la gente actúe cuando él o ella propongan algo”.
Pero esta figura no es nueva. Ese glamur que desprenden los influencer es una copia de la de los líderes informales de siempre. Guillem Recolons, socio de Soymimarca y de Omnia Brandi, dice de ellos que se caracterizaban por “la proximidad, la profesionalidad y la predisposición a ayudar a cambio de nada, a obtener información de utilidad buscando fuentes alternativas. En pocas palabras, antes y ahora es la persona a la que todo el mundo recurre cuando tiene una necesidad especial. Son individuos que ejercen un liderazgo efectivo, pero no formal. Son el resto de empleados quienes les convierten en un referente en la organización”.
Nota recomendada: RR.HH. ¿Hay que Fiarse de los ‘Influencers’ que predicen el Futuro del Trabajo?
Líderes a su pesar
Hacer que las cosas sucedan es un gran poder, y una gran responsabilidad. Pérez recuerda que “ese delegado de curso que conseguía que hiciésemos huelga, ese compañero que nos animaba a quedarnos más horas para implantar SAP, o ese bloguero que nos convence para comprar un libro tienen una especie de crédito que no pueden derrochar”. Sin duda, una virtud que no pueden despilfarrar. Para mantenerla en el tiempo, Pérez recomienda “utilizarla para ‘el bien’ o, al menos, para que parezca que no sólo él o ella se van a beneficiar u obtener alguna ventaja de sacar adelante sus propuestas, sino también los “influidos”.
Lo que sucede es que, a menudo, este influencer laboral no es consciente de su capacidad de influencia. Murtra asegura que, “este individuo imán en la vida profesional también lo será en su vida privada”. Entre sus virtudes destaca la empatía, su capacidad para entender a sus compañeros y hacer equipo. “Esto sucede de forma espontánea y es difícil de forzar; de hecho, las personas que intentan demasiado hacer amigos acaban por generar rechazo”, aclara.
Los auténticos influencers laborales no esperan nada a cambio. Según Recolons, “suelen ser excelentes embajadores de marca, llevan con orgullo la camiseta de la empresa y hablan bien de la marca en el exterior.Si la empresa no valora su doble labor, estas personas ponen luz verde para su salida, ya que se trata de perfiles demandados por el mercado de trabajo”.
Los canibalizadores
Estos individuos son un dechado de virtudes y, por ello, objeto de deseo de colegas y jefes. Pérez confirma que pueden ser utilizados como instrumentos por otros o por la empresa, “pero si traiciona sus valores, si vende ese poder, entonces su fuerza cae en picado. Si te vendes, estás vendido. Mentir, manipular o actuar en función de tus intereses es la kriptonita del influyente. Eso es algo distinto a convertirte en embajador de tu empresa si estás convencido de que lo que haces es lo correcto”.
Jaime Pérez-Seoane, managing partner de Grupo GO, coincide en que esa personalidad de liderazgo puede generar rechazo en ciertas personalidades que no cuentan con esa virtud, “por lo que la actitud ideal de sus jefes sería aprovecharlo en beneficio del equipo para que sume y contribuya al éxito del grupo”. Murtra coincide en que “las organizaciones deberían ser capaces de identificarlo y de crear sinergias positivas para la cultura y productividad de la empresa. Si el influencer además de soft skills tiene hard skills debería ser un buen candidato a ser promocionado”.
Pero cuidado con abusar. Pérez recuerda que “si el influyente es pillado haciendo trampa, mintiendo o se demuestra que el principal beneficiado es él o ella, se acabó su poder. Da igual que sea el jefe o alguien en el nivel más bajo del organigrama, la influencia viene de la persona, no del cargo”.
Nota recomendada: RR.HH. ¿Conoce los “Quit Tok” o Influencers de Renuncias?
Los ‘dimes y diretes’ en el mundo real y virtual
Trabajar con alguien con carisma y un liderazgo nato capaz de arrastrar multitudes tiene sus pros y contras. Dejarse arrastrar por su encanto es tan sencillo como demoledor para sus seguidores si no son capaces de seguir el ritmo de su entusiasmo y energía.
  • Entre las ventajas de trabajar con estos ‘influencers’ laborales, Guillem Recolons, socio de Soymimarca y Omnia Brandi, destaca “el buen ambiente de trabajo que genera trabajar con, para o bajo alguien con tantos recursos y buena recepción por parte del resto de compañeros”. La otra cara de la moneda: Recolons advierte sobre su ritmo laboral y dice que “suelen ser muy rápidos, son multitarea, y eso puede llevar a problemas con el equipo que lidere o en el que esté integrado”.
  • Carol Murtra, CEO de Milkyway, también avisa sobre el uso indebido, interesado o partidista de su poder, ya que el resultado puede ser muy negativo. “Todos hemos conocido alguna ‘manzana podrida’ en el equipo. Imagina si esta manzana podrida genera un efecto contagio de forma descontrolada. Hay que desprenderse de ella rápidamente y tener en cuenta que probablemente al hacerlo haga mella entre los que se quedan, y esto llevará un tiempo en sanar”.
  • Las redes sociales pueden parecer el mejor caldo de cultivo para aumentar la influencia de estas personas, pero su liderazgo innato hace que no siempre estén presentes ahí donde todo el mundo consigue una popularidad lejos de la autenticidad que define a estos ‘influencers’ natos. Recolons asegura que “suelen ser generosos compartiendo contenidos de utilidad en lugares como WhatsApp y redes. Pero no toleran bien al ‘hater’ o al ‘troll’ que critica sus contenidos, así que prefiere moverse por lugares como LinkedIn, donde esos perfiles no encuentran su ecosistema ideal”.
  • Coincide Andrés Pérez Ortega, consultor en estrategia personal, en que “las redes sociales e Internet no hacen que alguien tenga una marca personal más fuerte o que un influyente sea mejor. Simplemente consiguen que su huella y su influencia llegue a más gente. Si uno es un canalla o un santo, simplemente lo sabrán más personas, pero no va a cambiar su personalidad”.

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Comparte esta Nota:

spot_img

Popular

Notas Relacionadas
Related

En qué se Equivocan las Empresas Acerca de la Contratación Basada en Habilidades

La lógica de la contratación basada en las habilidades...

Estar en RR.HH. puede ser Bastante Aterrador

Tienes la tarea de manejar situaciones objetivamente difíciles y...

RR.HH. ¿Arquitecto de Talentos o Copiloto de IA?

¿Qué hacen los reclutadores cuando la IA automatiza la...

Director de Inteligencia Artificial ¿Móda o Tendencia?

Primero fue el CEO de la felicidad, y luego...