El Ego es el Enemigo del Buen Liderazgo

392

El ego inflado que viene con el éxito (el salario más alto, la oficina más agradable, las risas fáciles) a menudo nos hace sentir como si hubiéramos encontrado la respuesta eterna para ser un líder.

En su primer día como director ejecutivo de Carlsberg Group, una empresa mundial de cerveza y bebidas, su asistente le entregó una tarjeta de acceso a Cees ‘t Hart. La tarjeta bloqueaba todos los demás pisos del ascensor para que pudiera ir directamente a su oficina de la esquina en el piso 20. Y con sus ventanales, su oficina ofrecía una vista impresionante de Copenhague. Éstas eran las ventajas de su nuevo puesto, las que hablaban de su poder e importancia dentro de la empresa.

Cees pasó los siguientes dos meses aclimandose a sus nuevas responsabilidades. Pero durante ese tiempo, notó que veía a muy pocas personas durante el día. Dado que el ascensor no se detenía en otros pisos y solo un grupo selecto de ejecutivos trabajaba en el piso 20, rara vez interactuaba con otros empleados de Carlsberg. Cees decidió cambiar su oficina de la esquina en el piso 20 a un escritorio vacío en un plano de piso abierto en un piso inferior.

Cuando se le preguntó acerca de los cambios, Cees explicó: «Si no conozco a nuestros colaboradores, no llegaré a saber lo que piensan. Y si no tengo un dedo en el pulso de la organización, no puedo liderar de manera efectiva «.

Esta historia es un buen ejemplo de cómo un líder trabajó activamente para evitar el riesgo de aislamiento que conlleva ocupar puestos de responsabilidad. Y este riesgo es un problema real para los líderes senior. En resumen, los líderes más altos ascienden en las filas, más corren el riesgo de tener un ego inflado. Y cuanto más crece su ego, más corren el riesgo de terminar en una burbuja aislada, perder el contacto con sus colegas, la cultura y, en última instancia, con sus clientes. Analicemos esta dinámica paso a paso.

Nota recomendada: El Buen Líder Transforma la Cultura Corporativa

A medida que subimos de rango, adquirimos más poder. Y con eso, es más probable que la gente quiera complacernos escuchando con más atención, estando más de acuerdo y riéndose de nuestros chistes. Todo esto le hace cosquillas al ego. Y cuando le hacen cosquillas al ego, crece. David Owen, exsecretario de Relaciones Exteriores británico y neurólogo, y Jonathan Davidson, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Duke, llaman a esto el «síndrome de arrogancia», que definen como un «trastorno de la posesión del poder, en particular el poder que se ha asociado con un éxito abrumador, mantenido durante un período de años «.

Un ego desenfrenado puede deformar nuestra perspectiva o torcer nuestros valores. En palabras de Jennifer Woo, directora ejecutiva y presidenta de The Lane Crawford Joyce Group, el minorista de lujo más grande de Asia, «Manejar el ansia de fortuna, fama e influencia de nuestro ego es la principal responsabilidad de cualquier líder». Cuando estamos atrapados en las garras del ego por más poder, perdemos el control. El ego nos hace susceptibles a la manipulación; estrecha nuestro campo de visión; y corrompe nuestro comportamiento, lo que a menudo nos hace actuar en contra de nuestros valores.

Nuestro ego es como un objetivo que llevamos con nosotros. Y como cualquier objetivo, cuanto más grande es, más vulnerable es a ser alcanzado. De esta manera, un ego inflado facilita que otros se aprovechen de nosotros. Debido a que nuestro ego anhela atención positiva, puede hacernos susceptibles a la manipulación. Nos hace predecibles. Cuando la gente sabe esto, puede jugar con nuestro ego. Cuando somos víctimas de nuestra propia necesidad de ser vistos como grandes, terminamos siendo llevados a tomar decisiones que pueden ser perjudiciales para nosotros, nuestra gente y nuestra organización.

Un ego inflado también corrompe nuestro comportamiento. Cuando creemos que somos los únicos arquitectos de nuestro éxito, tendemos a ser más rudos, más egoístas y más propensos a interrumpir a los demás. Esto es especialmente cierto ante los contratiempos y las críticas. De esta manera, un ego inflado nos impide aprender de nuestros errores y crea un muro defensivo que dificulta la apreciación de las valiosas lecciones que extraemos del fracaso.

Finalmente, un ego inflado estrecha nuestra visión. El ego siempre busca información que confirme lo que quiere creer. Básicamente, un gran ego nos hace tener un fuerte sesgo de confirmación. Debido a esto, perdemos la perspectiva y terminamos en una burbuja de liderazgo donde solo vemos y escuchamos lo que queremos. Como resultado, perdemos contacto con las personas que lideramos, la cultura de la que somos parte y, en última instancia, con nuestros clientes y partes interesadas.

Nota recomendada: El Liderazgo en Tiempos de Coronavirus

Liberarse de un ego excesivamente protector o inflado y evitar la burbuja de liderazgo es un trabajo importante y desafiante. Requiere desinterés, reflexión y coraje. A continuación, se ofrecen algunos consejos que le ayudarán:

* Tenga en cuenta las ventajas y los privilegios que se le ofrecen en su puesto. Algunos de ellos le permiten hacer su trabajo de manera eficaz. Eso es genial. Pero algunos de ellos son simplemente beneficios para promover su estado y poder y, en última instancia, su ego. Considere cuál de sus privilegios puede dejar de lado. Podría ser el lugar de estacionamiento reservado o, como en el caso de Cees ‘t Hart, un pase especial para el ascensor.

* Apoye, desarrolle y trabaje con personas que no alimentarán su ego. Contrata a personas inteligentes con la confianza para hablar. 

* La humildad y la gratitud son piedras angulares del altruismo. Adquiera el hábito de tomarse un momento al final de cada día para reflexionar sobre todas las personas que fueron parte de su éxito ese día. Esto le ayuda a desarrollar un sentido natural de humildad, al ver que no es la única causa de su éxito. Y finalice la reflexión enviando activamente un mensaje de gratitud a esas personas.
El ego inflado que viene con el éxito (el salario más alto, la oficina más agradable, las risas fáciles) a menudo nos hace sentir como si hubiéramos encontrado la respuesta eterna para ser un líder. Pero la realidad es que no lo hemos hecho. El liderazgo se trata de personas y las personas cambian todos los días. Si creemos que hemos encontrado la clave universal para liderar a las personas, simplemente la hemos perdido. Si dejamos que nuestro ego determine lo que vemos, lo que oímos y lo que creemos, habremos dejado que nuestro éxito pasado dañe nuestro éxito futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here