Comunicación Virtual ¿Nos Pueden Enseñar Algo las Personas Sordas?

323

Les compartimos un artículo publicado por Sabina Nawaz y Roberta Cordana para Harvard Business Review y que se viralizó esta semana. Donde además de aportarnos un punto de vista distinto de la comunicación organizacional, nos brinda 6 consejos imperdibles a tener en cuenta.

Después de meses de trabajar de forma remota desde casa, muchos de nosotros hemos descubierto que la rutina diaria de las reuniones virtuales agota nuestra energía. Es difícil mantener la continuidad, la conexión y la coherencia. Somos propensos a hablar demasiado poco o demasiado, repitiendo cosas innecesariamente. Nuestra atención se distrae y nos desconectamos. No pasar de una sala de conferencias a otra durante la transición entre reuniones nos enerva y aburre con su falta de variedad.

Pero estamos perdiendo algo más que interés. No interactuar con colegas elimina físicamente los datos no verbales. Reducir nuestro campo de visión a los pequeños rectángulos de nuestras pantallas nos hace perder la perspectiva. Todo esto tiene un costo elevado. Al perder señales vitales y operar en un espacio más pequeño, pasamos más tiempo comunicándonos, pero comprendemos menos.

Si bien ninguno de nosotros es nuevo en la cadencia implacable de las reuniones consecutivas, realizarlas requiere virtualmente diferentes músculos y habilidades. Las reuniones de video no tienen que estar desprovistas de deleite y vitalidad. Podemos crear algunas de nuestras mejores reuniones aprovechando las lecciones de las comunidades que dependen de la comunicación visual todos los días, en particular, las personas sordas o con problemas de audición.

Se necesitan dos para comunicarse: el hablante y el oyente. Hay muchas formas de expresarnos; también hay muchas formas de escuchar. Por necesidad, la comunidad sorda ha inventado una cartera más amplia de estrategias y dispositivos de comunicación de los que el mundo de la audición accede día a día. Cuando aprovechamos este tesoro de herramientas, podemos reducir el tiempo que lleva comunicarnos y luego corregir los errores de comunicación.

Como coach ejecutivo que ha trabajado con varios ejecutivos sordos (Sabina) y el presidente de la Universidad de Gallaudet (Bobbi, que también es sordo), hemos aprendido a comunicarnos sin problemas entre nosotros. Las técnicas que hemos desarrollado también se pueden implementar para comunicarse de manera más efectiva en entornos virtuales, incluidas las reuniones realizadas por video, con cualquier persona, independientemente de su capacidad auditiva.

Practicando lenguaje de señas

1. Paso a Paso, no corras

Durante las reuniones de video, siga los ojos de los participantes. En nuestras reuniones, Sabina hace una pausa cuando Bobbi mira hacia abajo para tomar notas. Cuando los ojos de Bobbi se mueven de la conversación, se detiene el flujo de información, dándole tiempo para hacer las anotaciones que ayudan a retener información de una reunión a la siguiente. Mirar los ojos y comprender cuándo y dónde se divide la atención nos ayuda a controlar el ritmo de las reuniones. La información visual aumenta la experiencia auditiva, lo que nos permite medir los niveles de comprensión y responder a posibles distracciones. Disminuir el ritmo permite que todos puedan procesar la información verbal y que lleguen los mensajes antes de pasar al siguiente orador o tema. El ritmo es más fácil de administrar si las reuniones son más pequeñas y cortas.

2. Cultivar la cooperación en lugar de la competencia

El audio de la computadora se corta cuando las personas intentan hablar simultáneamente. La primera vez que Sabina se reunió con un grupo de personas sordas en persona, estaban sentados en la terraza de Bobbi. De repente, una de las asistentes comenzó a pisarla. Sorprendente al principio, pronto se hizo evidente que esto era una señal para captar la atención de los demás. En el mundo virtual, puede crear un enfoque similar para cuando los asistentes quieran el micro. Un facilitador designado y un acuerdo para levantar la mano, ya sea en video o mediante su aplicación de videoconferencia, cuando alguien quiere contribuir es una forma de hacerlo. El facilitador puede anunciar periódicamente un orden de hablar. Al establecer un protocolo y controlar una conversación a la vez, más personas pueden participar y todos pueden participar de manera más plena y equitativa.

3. Expandir a comando de atención

El objetivo de Sabina durante cada reunión con Bobbi era aprender una nueva señal. Bobbi firmaría algo simple como “sí” y Sabina la imitaría. Pero cuando Sabina imitó el letrero de “de nada”, Bobbi señaló que el video de Sabina estaba destinado a una persona oyente y que la parte inferior del letrero, debajo del esternón, no era visible. El lenguaje corporal telegrafía un gran porcentaje de nuestro mensaje. Gran parte de eso se pierde cuando solo elegimos revelar nuestra cabeza y cuello en video. Imagínese cómo nos veríamos en persona con la mayoría de nuestros torsos por debajo del nivel de la mesa de la sala de conferencias.

Quizás esa sea una estrategia efectiva para el póker, pero no para una reunión. Ajuste el ángulo de la cámara, la elevación de la computadora portátil y la ubicación de la silla para que sea visible desde la parte superior de la cabeza hasta el ombligo. Hacer visible el lenguaje corporal hace que nuestro público pueda comprender mejor nuestro mensaje. Bonificación: las reuniones se mueven más rápido cuando nuestras manos están en la cámara, lo que nos obliga a estar más presentes en lugar de distraernos con nuestros dispositivos.

Ejemplos de props que se pueden adaptar a reuniones virtuales
4. Use lenguaje no verbal para aumentar la participación
Es fatigoso para las personas sordas alternar entre conversaciones basadas en inglés y basadas en el lenguaje de señas a lo largo del día. Del mismo modo, muchas personas encuentran que los videos consecutivos requieren una hazaña de resistencia. La gestión intencional de las conversaciones ayuda a facilitar la participación, maximizar el compromiso y minimizar la fatiga para todos. Use carteles estratégicamente durante las llamadas. Cuantas más personas participen, mejor será incluir señales visuales acordadas. Como se mencionó, levante las manos antes de hablar. Para los sitios externos que Sabina facilita, los participantes acuerdan levantar un pulgar para “sí” y dos pulgares para “Acepto” o “más uno” o “Me encanta tu idea”. Sonríe por todas partes cuando una idea resulta en una sala virtual llena de doble aprobación. Embellecer palabras con signos enriquece el mensaje, aumenta la comprensión, ahorra tiempo y aumenta la energía. En lugar de sentirse enervado, estos signos reducen la tensión y brindan apoyo.

5. Use el chat para mayor claridadLa mayoría de nosotros (y esto no se limita a las personas sordas o con problemas de audición) no nos damos cuenta de que hemos perdido algo en una conversación o no lo admitiremos. El cuadro de chat puede ser una herramienta para complementar información cuando nos damos cuenta de que esto puede estar sucediendo en una reunión. Cuando use información adicional, ortografía complicada, acrónimos o palabras no comunes, agréguelas a la ventana de chat. Esto ayuda a la comprensión de todos, evitando malentendidos innecesarios o repeticiones.

6. Vestirse para el éxito

Los intérpretes para sordos evitan los patrones y usan colores que contrastan con el tono de su piel. Esto ayuda a sus clientes a ver los signos con mayor claridad. Del mismo modo, en video, los patrones ocupados son discordantes a la vista y compiten con nuestras señales manuales. Al seleccionar intencionalmente ropa cómoda y agradable para la vista, junto con una cuidadosa atención al fondo visual detrás de nosotros, se crea una presencia profesional que también puede levantar el ánimo.

Navegando por una nueva normalidad a través de caminos impredecibles y métodos desconocidos, podemos aprender de aquellos para quienes se prueban algunas de estas estrategias: las personas sordas y con problemas de audición. Al incorporar señales visuales y controlar el ritmo de las reuniones, hacemos que la comunicación sea un proceso de colaboración, al tiempo que se manifiesta empatía por nuestros colegas. Compartir la responsabilidad de una comunicación efectiva divide la tarea y multiplica el resultado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + veinte =