Pros y Contras de tener un Familiar en las Empresas en Paraguay

668

 

Aquí te contamos si es bueno o no

Un gran porcentaje de encuestados indicaron que No creen que sea bueno dar trabajo a un  familiar, el 67% para ser más específicos, mientras que el 33% de 300 personas dijo que sí sería bueno tener a un miembro de la familia dentro de la compañía.

Dicha encuesta fue realizada a través de la cuenta de twitter del diario 5 días de Paraguay hace dos meses, la cual fue consensuada por la presidenta de la Asociación Paraguaya de Recursos Humanos, Míriam Ginzo, quien explicó que las relaciones personales no son las mejores para redituar en un buen ambiente laboral.

No obstante, la profesional dijo que si bien se dan situaciones en que el familiar o el amigo no reúne los requisitos para el puesto, también existen casos en que el familiar sí puede ser competente.

Aquí entra en juego cuando a la hora de contratar a una persona debería primar la competencia, pero es muy común que se antepongan lazos familiares, que muchas veces desembocan en más de un inconveniente y que a la larga podría terminar por dañar las relaciones establecidas.

“No somos varias personas a la vez, somos una misma persona llevando a la vez diferentes relaciones en todos los ámbitos de la vida, pero siempre somos la misma persona”, expresó.

Al efecto, entre algunos de los principales inconvenientes comentó que se pueden hacer muchos esfuerzos emocionales, pero que las dificultades personales con ese jefe-amigo no repercutan en el trabajo, puede ser muy desgastante.

Competencias

Los inconvenientes organizacionales entre el empleado y el empleador se pueden dar aún con mayor frecuencia cuando se priman las relaciones cercanas por encima de la competencia, para lo cual se deben poner claras las competencias que requiere un puesto, anticipando ya la calidad profesional y las cualidades requeridas.

Para ello, se debe precisar la relación de autoridad que va a tener el futuro empleado hacia el empleador, a quién debe obediencia, por lo tanto se recomienda siempre conversar y quedar de acuerdo.

Otra de las interrogantes fundamentales es si será difícil establecer reglas entre amigos o familiares, y más aún difícil a la hora de llamar la atención porque algo que no se vio bien, o porque no se cumplió, o porque el trabajo está siendo realmente mediocre, es donde se empieza a diagnosticar que la relación no está funcionando.

Es por ello que cuesta el relacionamiento laboral entre parientes, pero una de las razones que inciden en un relacionamiento complicado, es la eficiencia afectada por necesidades personales del empleado, que muchas veces se da de manera desmedida tanto que se refleja en un vacío notable en el puesto. Es decir;

“un empleado exento del círculo familiar, no incurrirá en errores con tanta frecuencia como uno que está ligado por vínculos con los jefes”

Continuó la experta. Un ejemplo claro es la situación de urgencias frecuentes que pueda tener un familiar, refiriéndose a que todos tenemos las mismas necesidades.

En tanto que los colaboradores que no están directamente ligados al jefe, tienen un mayor sentido de cumplimiento con su trabajo, cumplen con la labor, realizan las tareas y gozan de presentismo.

A diferencia de esto, señaló que en la mayoría de las veces se da que los parientes no cumplen, no vienen a hora, no avisan, hacen las cosas sólo cuando quieren, y que esto produce un clima de trabajo negativo, pues ello repercute en la reacción de los demás empleados que sí cumplen.

“No se puede llamar la atención al colaborador que no es pariente mientras que el familiar hace lo que quiere”, finalizó Ginzo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =