Carta de un Millennial a su Yo de 50 años

468

Si aún no la leyeron aquí les compartimos el post que viene circulando y que forma parte del libro “Diario de un Millennial”, de David Tomás.

Querido Mateo,

Estos días estoy pensativo, mi última experiencia laboral con Semana Financiera me ha hecho reflexionar mucho. Pensaba que era el trabajo de mi vida, formar parte de un diario económico era uno de mis sueños pero una vez dentro me he sentido coartado, infravalorado y desmotivado. Ya lo dice bien el refrán no es oro todo lo que reluce pero gracias a esta experiencia he aprendido varias lecciones que quiero anotar para que no se me olviden.

La juventud es sinónimo de sueños, ideales y firmes valores pero dicen que con el paso del tiempo se marchitan o quedan relegados a un segundo plano. Yo no quiero que a mí me pase esto, por eso, a ti, a mi yo de 50 años, quiero recordarte todas aquellas cosas que no deberías renunciar aunque pasen los años.

  1. No renuncies a un sueño por sueldo. Mateo cuando estés leyendo esto habrás trabajado 52.208 horas, así que por favor asegúrate que no sean un infierno, busca un trabajo que te guste, te motive y te haga sentir bien. Ya sabes que el dinero ayuda pero no da la felicidad, es mucho más importante que trabajes donde te sientas realizado y te levantes cada mañana con ganas de ir a trabajar. No renuncies a viajar o a pasar momentos agradables por un 10 % más de salario y una vida laboral miserable. No hace falta que aspires siempre a un ascenso, es mejor que aspires a ese trabajo que tanto te gusta y ser el mejor en ello. El sueldo ya vendrá si eres el mejor y disfrutas con lo que haces.
  2. No separes tu vida personal de la laboral. Recuerda que tu vida personal y profesional van de la mano. Concibe el trabajo como una parte integral de tu vida en la que también tiene que haber tiempo para tus aficiones, círculo social y descanso.

No existe un modelo perfecto de equilibrio entre vida personal y profesional. Solo tu lo puedes definir, puede que en un momento determinado el equilibrio sea 80/20 y pases la mayor parte de tu tiempo en el trabajo y en otro momento sea 50/50 y puedes llevar un día a día más relajado. En cualquier caso, eres tu el que decides y no dejes que nadie te imponga su modelo. El mejor indicador para saber si el modelo que has escogido te funciona es analizando tu estado anímico cuando te acuestas el domingo.

Fuente: Amanzon

No olvides que el trabajo también puede ser una espacio para socializar,  donde harás amigos e, igual que en la vida real, os podréis discutir pero con diálogo y empatía estoy seguro que establecemos una gran relación. Si conoces a tu equipo, pasa tiempo con ellos y forja relaciones personales, trabajarás mucho mejor.

  1. No sacrifiques la familia por el trabajo. No pasa nada si un año tienes que renunciar a una promoción profesional para estar con tu hijos. Si los tuyos te necesitan, no se acaba el mundo por sacrificar un año laboral, luego tendrás tiempo de reincorporate. Disfruta cada etapa de la vida y escoge bien tus prioridades. No quiero que llegues a los 50 pensando “Me perdí todos los partidos de mi hijo” “Debería haberme apuntado al gimnasio” “Me hubiera gustado aprender otro idioma”.
  2. No dejes tus emociones en la puerta del trabajo. A las generaciones anteriores les han inculcado que cuando se trabaja no hay emociones, incluso usan esa frase que tanto me desagrada “No es personal son negocios”. ¡Todo es personal! Eres persona y tanto las cosas buenas como las malas te emocionan. En tu vida profesional te tocará tomar decisiones difíciles pero hazlo siempre con la máxima humanidad.
  3. No renuncies a aprender. Absorber información y conocimiento te mantiene vivo. La curiosidad es el motor del aprendizaje, así que estimúlala y mantenla como cuando eras niño y te asombrabas por todo. Seguro que hay cosas que te interesan y otras que por ahora desconoces pero te acabarán fascinando. Intenta que en tu día a día haya novedades y tu compañía apueste por la formación y el continuo aprendizaje.

 Espero que esto te haga reflexionar y disfrutes de cada día.

Con cariño,

Tu yo de 24 años

Esta carta forma parte del libro “Diario de un Millenial”, escrito por David Tomás, donde ofrece las claves para un nuevo liderazgo que fomente el entendimiento entre generaciones.

A diferencia de generaciones anteriores, los millennials tienen una actitud distinta frente al mundo laboral. Demandan nuevos atributos, como la flexibilidad horaria, el teletrabajo o empresas con propósito, que a menudo chocan con las prioridades de los CEOS actuales.

Fuente: Facebook

Esto es precisamente lo que le sucede a Mateo, el protagonista del relato escrito por David Tomás, responsable de Cyberclick. ‘Diario de un Millennial’ ejemplifica la realidad de muchas empresas actuales, donde conviven varias generaciones con objetivos profesionales muy distintos. Es un relato que reflexiona sobre aspectos clave de la cultura empresarial, contraponiendo las aspiraciones laborales de los Baby Boomers, la Generación X y los Millennials.

David Tomás comparte las claves de un nuevo liderazgo, más humilde y que fomente el entendimiento entre generaciones. “Debemos ser capaces de crear sinergias con las virtudes y las capacidades de cada generación. Lo que cambia con la llegada de una nueva generación es el mundo en el que le toca vivir, que condiciona su forma de ser y ver las cosas. Los Millennials han crecido con internet y han vivido el boom de las nuevas tecnologías que han transformado, a un ritmo vertiginoso, nuestra sociedad. Al final todos acabaremos siendo Millennials, sin importar en qué año hayamos nacido”, declara David Tomás.

Diario de un Millennial’ comparte las claves para atraer a la generación Y:

El jefe como mentor: los millennials quieren jefes cercanos, alguien que valore sus capacidades y se focalice en sus habilidades para sacarles el mayor partido.

Feedback constante: esta generación quiere feedback constante porque así es su método de aprendizaje, la interacción permanente es su medio natural, son una generación que espera interacción continua y retroalimentación por parte de sus responsables, superiores o compañeros para mejorar y superarse.

Presentación del Libro “Diario de un Millennial”

Trabajo en equipo: los millennials están acostumbrados a colaborar entre ellos y repartirse las tareas en función de sus habilidades o preferencias.

Realización personal: aspiran a realizarse en la vida través de su carrera profesional. Quieren trabajar en algo que les guste, les motive y les haga sentir bien. Para un millennial no hay nada más importante que trabajar en algo en lo que realmente cree y aporte valor, que vaya más allá de la rentabilidad económica, el sueldo ya no es palanca de atracción.

La obra también trata otros temas relevantes como la transformación digital de las empresas o el emprendimiento y ofrece claves para ayudar a las empresas a desarrollar un marketing de valor, con contenido interesante y constructivo que fomente nuestro aprendizaje y aporten valor a la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − dos =