Experiencia de Empleado ¿Tendencia o Moda?

277

Según diversos estudios, es un enfoque que viene creciendo en RR.HH. pero ¿En qué consiste?, se lo contamos compartiendoles una nota de Clarin.

Primero fue la “experiencia del cliente” o user experience (UX): poner el cliente en el centro del negocio; diseñar productos y servicios pensando como el cliente. Ahora llegó el turno de la “experiencia de empleado” (EX): las políticas de beneficios ya no se deciden en función de lo que hace el mercado, sino desde las necesidades de los propios colaboradores, considerando su paso por la empresa -desde la entrevista inicial hasta el momento en que se va- como un continuum de experiencias.

Esto abarca “la experiencia que se construye desde el primer contacto con un potencial futuro colaborador en el proceso de reclutamiento, durante el onboarding y en el desarrollo de su rol específico, hasta la última interacción del colaborador después de finalizar su relación con la compañía”, detalla Marina Griguol, Gerente de Operaciones de Numan, consultora especializada en headhunting para empresas industriales.

“Vemos que, para garantizar experiencias positivas y evitar riesgos, algunas empresas crearon áreas de experiencia de empleado”, agrega Griguol, para quien se trata de un área que adquirirá “cada vez más protagonismo” porque “la experiencia del empleado habla de la compañía: la gente va a querer trabajar con vos y comprar tus productos si escucha que los empleados la pasan bien”, asegura.

Según el estudio Tendencias Globales de Capital Humano 2019 de Deloitte “las organizaciones deberían ampliar su enfoque y pensar la experiencia del trabajo más allá de los beneficios, recompensas o apoyo, y focalizarse en la adecuación del puesto de trabajo, el diseño del trabajo y la relevancia del mismo; para todos los trabajadores de la empresa”.

Las actividades saludables, como las “pausas activas”, forman parte de una buena experiencia laboral. Trabajadores de la empresa OLX en sectores recreativos. Fuente: Clarin

“Cuando hablamos de tendencias tenemos que pensar que es el horizonte hacia donde están yendo las organizaciones. A nivel regional, estamos un poco más atrás que en otras latitudes”, aclara Javier Rubin Doschyk, gerente senior de Consultoría en Capital Humano de Deloitte. “El concepto de experiencia de empleado revirtió la tendencia de ofrecer beneficios o cuestiones relacionadas con el ambiente laboral de arriba hacia abajo. Lo que se busca es escuchar al colaborador y esto produce un cambio en la forma de gestionar el talento. Significó que las empresas comiencen a entender mejor a las personas”, amplía el consultor.

Lo que muestra el estudio global de la consultora es una vuelta de tuerca más: no sólo definir la experiencia en relación a las tareas, sino en un sentido “más profundo”. Por eso, el trabajo habla de “experiencia humana”. En definitiva, se trata de “vincular el trabajo que se hace con las aspiraciones”, dice Rubin Doschyk.

Una de las empresas que trabaja con EX es Unilever. “Lo que cambió es que diseñamos los beneficios o cualquier proceso a partir del contacto con los empleados”, cuenta Melina Cao, Directora de RR.HH. “No es que si todas las compañías dan almuerzo, yo doy almuerzo, independientemente de si mis empleados quieren almuerzo o prefieren una vianda para llevarse para el charter”, ejemplifica.

De esta forma, trabajando en equipos multidisciplinarios, y usando metodologías ágiles, desde RR.HH. pudieron ver qué beneficios realmente mejoraban las experiencias de los distintos grupos de empleados. “Hay que entender cómo les gustaría que fuera su experiencia, y eso cambia el enfoque del diseño de las políticas”, dice Cao.

Melon Cao, Gte de RR.HH. de Unilver Argentina

Entre los ejemplos de los beneficios que surgieron a partir de este enfoque, Cao menciona la política de ayuda económica para la fertilización asistida y vitrificación de óvulos y el programa U-Journey, que permite que los empleados trabajen en forma remota hasta tres meses en el año desde cualquier lugar del mundo. “Hace poco volvió una empleada del área de Finanzas que se fue a trabajar tres meses a Estados Unidos, ya que quería acompañar a su marido mientras hacía una curso allá”, ilustra la ejecutiva.

Asumir este enfoque también implica estar dispuesto a dar marcha atrás: “Nos pasó, por ejemplo, con el caso del gimnasio. Hicimos un súper acuerdo con una cadena de gimnasios muy grande, pero la tasa de uso fue de menos del 10%. Así que pasamos al programa “Compartir Pasión”, que son pequeños talleres que se dan los viernes, a cargo de un empleado nuestro que comparte algo y a quien le regalamos algo significativo para esa actividad”, detalla Cao. Así, se realizan actividades vinculadas al bienestar, más cortas y más dirigidas.

“Decir que uno tiene todos los beneficios que el mercado tiene no necesariamente mejora la experiencia del empleado dentro de la organización. Se trata de encontrar lo que está más vinculado con sus propósitos. Eso no necesariamente es igual para todos. Así que quizás un montón de micro acciones llegan a los distintos targets dentro de la compañía, y es mejor que algo que tiene mucho impacto”, analiza.

Lucila Albini, Gerente de RR.HH. de la fabricante de equipos agrícolas AGCO, dice que “tiene que existir una unión entre el propósito del colaborador y el de la empresa: eso de por sí genera satisfacción e identificación”.

En este sentido, dice, destinan 4 semanas al año para desarrollar los temas carrera, salud y bienestar, responsabilidad social y diversidad e inclusión. Pero la experiencia empieza “cuando uno ni siquiera es empleado: cuando el candidato está en el proceso de reclutamiento. Por eso, cuando trabajamos con socios estratégicos, buscamos que comprendan nuestra cultura y sean parte de nuestra marca empleadora”, agrega.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =