La mitad de las Universidades Dejarán de existir en 10 años, según profesor de Harvard

496

Hace un tiempo les venimos contando sobre todos los cambios que impactarán nuestra funcion y este caso es el turno de las Escuelas de Negocios, según una nota del diario Gestión.

Clayton Christensen, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, publicó su libro ‘The Innovator’s Dilemma’ (El Dilema del Innovador) para agradecer, las innovaciones que crean nuevos mercados y desplaza a las compañías y productos establecidos hace mucho tiempo.

Hace poco generó revuelvo al predicir que los colegios y universidades tradicionales están listos para ser “interrumpidos” por la tecnología, argumentando que la educación en línea socavará sus modelos de negocios (porque la educación es, en última instancia, un negocio) hasta tal punto que muchos no sobrevivirán.

Un principio de la teoría de la disrupción (o interrupción) de Christensen es que la tecnología en sí misma no es el disruptor. Por ejemplo, Netflix creó un nuevo modelo de negocio; el streaming de video hizo posible ese modelo de negocio. Como dice Christensen, “la tecnología permite que el nuevo modelo de negocio se fusione”. La tecnología es la herramienta, no el resultado final.

Es esto lo que exactamente siente el profesor de Harvard que está sucediendo con la educación superior. A medida que el aprendizaje en línea continúa creciendo, y el costo de la educación tradicional continúa aumentando, muchas instituciones lucharán para mantenerse en el negocio según su modelo actual. Y menos personas estarán dispuestas a pagar por el pedazo de cartón que reciben.

Fuente: HBR

Durante un discurso en Salesforce.org Higher Ed Summit del año pasado, Christensen dijo que cuesta casi 400 mil dólares,000 obtener un título de Harvard. Ese precio hace que las únicas personas que puedan pagarlo sean la gente con dinero.

Esto, evidentemente, se aplica a otras universidades. Si bien muchos estudiantes universitarios están interesados principalmente en la educación que reciben, otros ven su título como un boleto: el título proporciona entrada a su carrera elegida. Y aquellos que no tienen un boleto, porque no podían costearlo o no tienen suficientes calificaciones para una beca, o cualquiera que sea la razón, se quedan incapaces de obtener el título o certificado o conocimientos que necesitan. Y seguramente se lo merecen.

Pero eso está empezando a cambiar. Y la tasa de cambio aumentará.

Jeff Haden del portal especializado en empresas Inc., desarrolla este cambio a través de un ejemplo con la empresa Amazon; este señala que si la empresa entra al mercado de la educación superior en Estados Unidos “aplastaría a las universidades”. ¿Por qué? Pues porque Amazon tiene la suficiente infraestructura tecnológica para hacerlo. Además, la empresa entiende el comportamiento de sus clientes en un grado increíble.

Fuente: Amanzon

Si bien no sabemos si Amazon entrará en este negocio, otra empresa inteligente que cuente con las mismas oportunidades que la empresa de Jeff Bezos lo hará. (Linkedin?)

En última instancia, el objetivo de una educación, al menos en términos de carrera, es brindarles a los estudiantes los conocimientos, las habilidades y, al menos, algo de la experiencia que necesitan para comenzar el proceso de por vida para lograr el éxito en el campo elegido.

Un título indica que sabe cómo obtener un título; no significa necesariamente que sepa cómo hacer un trabajo. El conocimiento aplicable importa. Las habilidades aplicables importan. La experiencia aplicable importa. Los empresarios inteligentes no se preocupan tanto por lo que hizo en la universidad, sino por lo que puede hacer en el trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − 2 =