Conoce lo nuevo en After Office

807

Algunas empresas en Argentina se distienden “corriendo” 

Qué es lo que generalmente se piensa al decir after office?, una salida a un bar al salir del trabajo, no es así?. Pero ya no es  la única opción, ahora se impone la actividad física como “salir a correr”.

Así es, al caer la noche se puede observar grupos de corredores que cada vez más se multiplican, pero qué pasa de nuevo, que gran que algunos lo hacen al salir del trabajo, según  una nota publicada por Clarín de Argentina a finales de enero de este año.

Cuenta que la capital argentina va sumando adeptos a esta actividad, que va dese Puerto Madero a Olivos, de Palermo a Parque Centenario y a lo largo y ancho de la ciudad que se llenan de los grupos de corredores que se van multiplicando.

Específicamente habla de cinco empleados de una emblemática firma de comidas rápidas, que cada noche se juntan y realizan la rutina y se lo ve pasar a Leandro Dandrea, de administración y finanzas, a la par de Sergio Pivetti, gerente de Recursos Humanos de McDonald’s Argentina y con 27 años de trayectoria en la empresa.

“Acá se cruzan todos, el grupo de unas 14 personas que arrancó hace cuatro años y nos comunicamos a través de e-mails corporativos”, dicó Federico Massera (28) al medio argentino,  quien junto a Nicolás Fernández está a cargo de los entrenamientos.

“Le pedís a cada profe qué buscás perfeccionar y lo hacés, eso después lo aplico cuando voy a correr por Agronomía los fines de semana”, dice Cecilia Manzanares (31), asistente en varias gerencias de la empresa.

“Salir a correr te despeja, te liberás de la computadora, con el running mantenés el estado y la salud y a la vez interactuás con gente que no conocías”, comentaron casi a coro los citados corredores empresariales.

Running Team

Este running team ejercita cada lunes y miércoles sumando millas por el puerto de Olivos, a metros de la casa matriz local, y dependiendo de la temporada, tienen dos horarios de entrenamiento: en verano por la tarde y en invierno al mediodía.

“En vez de hacer la sobremesa, salís a correr y te desconectás a full, es una pausa del laburo”, aportó uno de los participantes acerca de las prácticas.

“Buscamos acercar al deporte a las personas que trabajan en la compañía, vincular la actividad física al trabajo y no disociarla, más bien fomentar la vida sana”, opina Patricio Nobili, director de Recursos Humanos para Latinoamérica de la firma.

“Para este año, la proyección de este tipo de prácticas en empresas será excelente”, escatimó Marcelo Linck, entrenador de corredores corporativos, quien estimó a la vez que existen unas 50 empresas en el país, citando algunas como Artek, Volkswagen, Johnson & Johnson Argentina, Assist Card, IBM, Telecom Personal, Supervielle, entre otras que promocionan estos entrenamientos entre su personal.

“Las compañías buscan mejorar la interrelación de sus empleados en todas las áreas: pertenencia y cariño por la empresa. Al principio no toman muy en serio la actividad, pero con el paso del tiempo se enganchan con el ejercicio con planes de carreras”, agregó el CEO de Linck RT.

Otro punto de carrera empresarial es Parque Centenario, donde cada lunes y miércoles se reúnen desde las 19 hs varios profesionales de la medicina a descargar tensiones: es el Gruppo di Corridori del Hospital Italiano y que también se encuentran religiosamente cada sábado por la mañana en los bosques de Palermo.

“Tenemos un grupo de whatsapp en donde somos 92 personas, con gente golondrina que va y viene, nos mantenemos en unos 40 fijos. Desde allí nos citamos y arengamos a participar”, indicó Daniel García.

Explicaron también que el entrenamiento funcional aeróbico es crucial para cada rutina.

“Parte del grupo se está preparando para el raid de los Andes, que será en mayo. Desde las 7:45 nos encontramos acá para empezar a entrenar, durante una hora, con una rutina de cuestas, luego una preparación física, carrera de seis kilómetros y, finalmente la elongación”, dijo Viviana, quien ya hizo dos Cruces de los Andes y corrió el año pasado la maratón de Nueva York.

Otro caso de perseverancia y amor por el trote es Florencia Amonsky (30), quien entrena desde hace dos años junto a compañeros de la empresa OLX. “Voy cada tarde de lunes y miércoles al Rosedal, los sábados hacemos cuestas y los domingos, fondos largos, ya que me estoy preparando para hacer el Cruce de los Andes”.

Un punto bien urbano para el runner corporativo es Puerto Madero. Hasta allí se acerca al trote el grupo de corredores de AGEA y el Grupo Clarín, encabezados por Pablo Salvatori y Pablo “Lobo” Llobera.

La docena de empleados deja la ropa formal y sale por la puerta de la calle Tacuarí, con sonrisas y complicidad entre ellos, la mayoría forma parte del sector de Comercial y Marketing de la empresa.

“Formamos un grupo de whatsapp con todos los que se iban enganchando. Nos vamos motivando o presionando para que no se baje nadie y si faltás dos veces seguidas, te bajamos del grupo”, comentó Carolina García Dieste (42), coordinadora de marketing en AGEA.

Una entrada en calor, elongación y un circuito de estaciones con sentadillas, estocadas, saltos y flexiones, sumado a piques cortos son algunos de los ítems del entrenamiento de cada martes y jueves por la tarde-noche. “Así conocés a la gente desde otro lugar, acá no hay jefatura. Es más, propusimos que el último jueves de cada mes después de correr vamos a comer algo, a celebrar que cumplimos un mes más de entrenamiento”, concluyó García al medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + catorce =