Lo Peor de Ambos Mundos: Zoom en la Oficina

1289

La vida laboral para muchos se encuentra en un terreno medio blando, y lo que está en juego no es solo quien se está hablando en las reuniones. Es si la flexibilidad es sostenible, incluso con todos los beneficios que confiere, según THe New York Times.

En un momento dado, el otoño se había anunciado como la gran reapertura de oficinas. La variante delta intervino, y los planes obligatorios de retorno presencial se volvieron opcionales. Aún así, muchas personas optaron por trabajar desde sus escritorios: la proporción de personas que operaron de forma remota durante el COVID-19 habían alcanzado su punto máximo en mayo de 2020 con un 35%, pero ya para octubre cayó al 11%, el punto más bajo desde que comenzó la pandemia, según la Oficina de Estadísticas Laborales de USA.

Una mirada más cercana a la Fuerza de Trabajo de Nueva York, de una encuesta de noviembre a 188 de los principales empleadores de la ciudad, demostró que el 8% de los colaboradores de las oficinas de Manhattan están de vuelta a tiempo completo, el 54% es totalmente remoto y todos los demás, casi el 40%, es híbrido. .

Pocos están encontrando un período de transición suave. Algunas compañías utilizaron fechas tentativas como una excusa involuntaria para evitar preguntas sobre cómo equilibrar las necesidades de sus empleados remotos y en persona, según Edward Sullivan, un entrenador ejecutivo.

Eso ha resultado en un terreno medio blando: Llamadas de video donde los trabajadores remotos tienen problemas para escuchar, dejando una sensación de que las personas en casa están perdiendo beneficios (compañeros de equipo), mientras quienes asisten a la oficina (pierden estar en pijamas). Y las dudas no solo son sobre las reuniones, sino también, si la flexibilidad es sostenible, incluso con todos los beneficios que confiere.

Zoom de miércoles en CommonBond con 105 colaboradores remotos. Fuente: The New York Times

«Vamos a ver que muchas empresas se equivocarán», dijo Chris Herd, un empresario y experto en trabajos híbridos.

Recientemente, Brett Hautop, jefe de trabajo en LinkedIn, se sentó en una sala de conferencias a escuchar la presentación de un potencial proveedor. La firma quería vender sus servicios a LinkedIn para ayudar a facilitar el trabajo híbrido efectivo. Pero las personas que hacían el presentación le habían dado la espalda a la cámara de video, por lo que los empleados de LinkedIn que se unieran por videoconferencia no podían verlos.

«A medida que hablan de lo difícil que es para las personas que son remotas mantenerse al día con las conversaciones, están cubriendo la cámara», dijo Hautop, y agregó: «Las personas en mi equipo me estaban haciendo ping… no podemos ver», en eso levanto mi mano y digo: puedo?. «Creo que están dando la espalda a la cámara». Y me disculpé, diciendo: ‘Tranquilo chicos , lamento que esté sucediendo esto, pero aparentemente no lo sabían».

El verano pasado, LinkedIn dijo a sus 16,000 empleados en todo el mundo que su plan de retorno a la oficina anunciado en octubre de 2020 se había desechado, y que los departamentos individuales decidirían dónde podían trabaja, convirtiéndose en una de las más de 60 empresas importantes que han prometido que el trabajo flexible será permanente.

El Sr. Hautop y su equipo tomaron un balance de las dificultades generadas por ese enfoque. Actualizaron equipos audiovisuales en salas de conferencias y consideraron en distribuir luces de anillo a trabajadores en persona en sus escritorios, por lo que sus caras no se iluminarían torpemente en las llamadas. Planearon «un kit de teletrabajo en casa», para que los empleados remotos pudieran recordar lo que era estar en la oficina.

«El híbrido es definitivamente más duro que completamente en persona o completamente remoto», dijo Hautop. «Se necesita mucho más previsión, y ninguno de nosotros, ni de nadie más en ninguna empresa, ha descubierto exactamente cómo va a funcionar».

Commonbond es «remoto primero», dijo la compañía a sus empleados, Fuente: The New York Times

Si el híbrido es un desafío para incluso la gente de LinkedIn, los gurús de la conectividad, los maestros de la red profesional, ¿dónde está la esperanza para todos los demás?

Asana, que porduce un software de colaboración, recientemente recopiló a sus ejecutivos para una planificación de la discusión para la reapertura oficial de la Oficina. La mitad de los participantes estaban en la sede de San Francisco, y la otra mitad se unió a la videoconferencia. Los trabajadores remotos, incluido el director ejecutivo de la compañía, comenzaron a perder la paciencia, ya que las personas en la sala hablaban entre sí y hicieron comentarios laterales.

«Estábamos bromeando, si no nos gustaron lo que alguien estaba diciendo en la pantalla, podríamos simplemente silenciarlos», dijo Anna Binder, el jefe de personas de la compañía.

«Todos tuvimos una experiencia tan terrible que tomamos una decisión al final de esa reunión: todas las reuniones ejecutivas serán únicamente en persona», continuó. «O serán totalmente remotos. No intermedio no está funcionando».

La Sra. Binder se preocupa por qué compañeros de equipo tienen más probabilidades de sufrir los dolores de cabeza de Hybrid. Muchos ejecutivos, dijeron que los empleados con responsabilidades de cuidado tenían más probabilidades de trabajar en forma remota cuando se le diera la opción. Una encuesta a partir de la plataforma de empleo FlexJobs encontró que el 68 % de las mujeres preferían que sus trabajos se mantuvieran a largo plazo remoto, en comparación con el 57% de los hombres. Otro estudio, de Glasdoor  encontró que el 34% de los hombres con niños habían recibido promociones mientras trabajaba de forma remota, en comparación con solo el 9% de las mujeres con niños.

«Si le das a las personas la opción completa sobre lo que hacen y dónde trabajan», dijo la Sra. Binder, «las mujeres tienen más probabilidades de aprovechar la flexibilidad de ese trabajo desde el hogar. Lo que significa que, a su vez, que van a estar menos en la mesa chica de las decisiones y donde las cosas suceden «.

Las fechas como excusa para esquivar las preguntas sobre si priorizar a los trabajadores remotos o en persona. Fuente: The New York Times

No es difícil imaginar todas las formas en que los trabajadores remotos podrían ser socavados: silenciados en una discusión caliente, simplemente le apagarían el micrófono. Pero Nicholas Bloom, un profesor de Stanford que ha encuestado a cientos de compañías híbridas, dijo que en muchos lugares de trabajo, los empleados en persona se sintieron tan descuidados.

«Es la regla estadounidense en Europa», dijo Bloom. «Cuando un estadounidense está viajando al extranjero, mira alrededor de la habitación y todos hablan inglés para su beneficio. Si hay una persona que trabaja desde su casa, todos en la oficina marcan la reunión «. Pero «Cuando los temas son delicados cambian a su idiomas local, que en este caso sería el radiopasillo que nunca faltan en la forma presencial, los detalles».

Ese es el caso en Zillow, el sitio web de bienes raíces que enfrenta actualmente una ola de pérdidas y despidos, donde una cuarta parte de las personas son trabajadores híbridos y casi dos tercios están trabajando completamente a distancia. La regla «de zoom a zoom» de la compañía estipula que si incluso una persona está participando en una reunión virtualmente, todos en la oficina deben unirse a través de computadoras portátiles.

La regla de zoom está de acuerdo con la amplia actitud de Zillow hacia el trabajo remoto, lo que ha incluido un anuncio de que su sede se movió de Seattle a la nube.

«Entro a la oficina todos los días», dijo Meghan Reibstein, vicepresidente de gestión de productos y trabajo flexible, que se mudó a Nueva York., durante la pandemia. «Solo paso al ático de mi casa».

Los expertos que ayudan a las empresas navegar por este período tienen la esperanza de que los dolores de trabajo híbrido no sean permanentes. Fuente: The New York Times

Mientras tanto, los expertos que ayudan a las empresas a navegar por este período tienen la esperanza de que los dolores del trabajo híbridos no sean permanentes. O al menos que puedan ser manejables: algunos aconsejan que sus clientes sean explícitos con su personal sobre si priorizar las necesidades de los trabajadores de oficina o los remotos, especialmente cuando se trata de facilitar reuniones.

«En Vietnam, los prisioneros de guerra que aceptaron que no tenían idea de cuándo se salvarían fueron los que sobrevivieron», dijo el Sr. Sullivan, director ejecutivo del Grupo de Velocidad de la firma de entrenamiento, alcanzando una referencia, lo que se conoce como el Stockdale paradox – lejos de las circunstancias del enfriador de agua de la oficina. «Las compañías que aceptaron que esto va a ser difícil y comunicó eso claramente a sus equipos, van a prosperar. No hay más esperanzas que el equipo se vuelva a juntar para Navidad, sino las Pascuas. Vamos a aceptar que esto será difícil «.

Y después de la aceptación viene la toma de decisiones. Así que Asana optó por etiquetarse «Híbrido centrado en la oficina», con los jefes que articulan que, ya que en algún momento, la mayoría de las personas se esperarán sus escritorios.

«Imagine que la gente podría elegir si conducen en el lado izquierdo de la carretera o en el lado derecho», dijo el Sr. Bloom, el profesor Stanford. «Habría accidentes todo el tiempo. Necesitas coordinación «.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here