Culturas Lúdicas ¿Sin Mesas de Ping Pong?

188

Les compartimos un resumen de la interesante conferencia de Jill Vialet, Fundadora de Playworks durante el Talent Connect 2018. el principal Congreso de Reclutadores del Mundo.

Esta demás decir que la charla de Jill dió mucho que hablar en EE.UU., en ella compartió experiencias, tips y estratégicas significativas en las que podemos incorporar el juego en nuestra cultura de trabajo.

De hecho, en una encuesta reciente encargada a su consultora por parte del US Bank, encontró que el 98% de los colaboradores piensan que el juego es valioso y necesario. No solo porque brinda a los empleados un descanso necesario, sino que también fomenta la creatividad y ayuda a unir a las personas.

“Si piensas en el juego como un elemento de diseño en la experiencia humana”, conto Vialet, “es muy probable que ocurran cosas buenas por casualidad, porque saca lo mejor de las personas y las ayuda a conectarse”

DESECHANZO LAS MESAS DE PING PONG

1. Rompehielos, preguntas rápidas y actividades divertidas

Para demostrar el poder del juego en su charla, Jill presentó un juego llamado Mingle. Se les solicito a los asistentes que se mezclaran hasta que ella dijera la palabra mágica (en este caso, “Recruiters”). Al escucharlo, tuvieron que detenerse y realizar una actividad, que iba desde responder una pregunta simple (como nombrar a un líder que consideran juguetón) hasta crear un apretón de manos secreto, con la persona más cercana.

Además de activar a las personas y provocar muchas risas, este ejercicio enseñó una valiosa lección: con divertidas preguntas y actividades para romper el hielo, los extraños pueden establecer conexiones instantáneas entre sí. Y esta técnica funciona tan bien en el lugar de trabajo como en una conferencia.

“Esta es una gran actividad de inducción”, dice Jill. “Porque a menudo cuando ocurre la incorporación de un nuevo colaborador, les pedimos que compartan cosas sobre ellos, pero no creamos un contexto para compartir con todos”.

Mingle no es solo un juego útil para la incorporación. Puede utilizar esta técnica para crear conexiones y relaciones, incluso si todos en su empresa están bien informados. En Playworks, Jill dice que su equipo abre cada reunión respondiendo una pregunta al azar, como cuál fue el primer concierto al que asistieron.

2. Revisiones de desempeño a través de tarjetas

La segunda técnica de Jill está diseñada para hacer que las revisiones de desempeño y el establecimiento de objetivos se sientan menos “incómodos” y más constructivos. Ella recomienda rasgar un pedazo de papel en tarjetas más pequeñas y escribir algunas de las metas de trabajo del colabdorador en ellas. Dejando algunos “comodines” en blanco para que los llenen ellos mismos, si lo desean.

Jill Vialet. Fuente: Playworks

Luego, durante la evaluación, pídale al empleado que clasifique las tarjetas según ciertos criterios, como qué tan bien piensan que lo hicieron, y haga que hablen sobre su proceso de pensamiento a medida que mueven las tarjetas.

“Comenzamos a probarlo en Playworks”, dice Jill. “Si conoce los objetivos de alguien del año anterior, puede pedirles que ordenen las tarjetas para reflejar cuáles fueron los más desafiantes o los que se sintieron más exitosos”.

Esta técnica, dice Jill, puede ayudar a los empleados a hablar más atentamente sobre sus objetivos y rendimiento, especialmente si son más visuales que verbales. Y si bien a primera vista puede parecer poco divertido, en última instancia, hace que estas discusiones sean más interactivas y menos formales.

El uso de un juego de clasificación de cartas también puede mejorar la forma en que los gerentes se involucran con las revisiones de desempeño, haciéndolos más en sintonía con las señales no verbales. Jill aconseja observar las manos de un empleado mientras mueven las tarjetas. Si permanecen en uno, por ejemplo, podría indicar que lucharon con ese objetivo en particular.

“Como gerente, en realidad crea espacio para que yo tenga un poco más de una conversación abierta”, dice Jill. “Simplemente cambia la dinámica lo suficientemente sutil como para que estemos juntos”.

3. Juegue para aumentar el compromiso en las reuniones

El juego también tiene un lugar en las reuniones. Jill cree que la incorporación de elementos lúdicos puede ser una forma poderosa de alentar la retroalimentación frecuente y hacer que sea menos intimidante.

Fuente: Amazon

“Dar y recibir retroalimentación es como un músculo”, dice ella. “Cuanto más lo hagas, mejor lo harás. Así que, al final de cada reunión, hemos intentado poner en algún tipo de dispositivo de retroalimentación, como por ejemplo, la gente dice “Me gusta”, “Me gustaría”, “Me pregunto”.

Otra técnica que genera retroalimentación es pedir “un aha, una disculpa o una apreciación”, una estrategia que Jill admite es “robada a los alumnos de segundo grado”. Debe informar a los empleados al comienzo de la reunión que será haciendo esto para que tengan la oportunidad de prepararse. Al final, pídales que den un aha si escucharon algo revelador, o que digan lo que apreciaron sobre la discusión. También pueden optar por compartir una disculpa.

“La disculpa es totalmente fascinante”, dice Jill. “Crear una oportunidad pública como parte del circuito de retroalimentación, lo cual es iberador. Mi experiencia dice que las personas a las que menos esperaría subirse al carro de la disculpa se tomarán un momento para decir que reaccionaron de forma exagerada “.

El uso de una técnica estructurada pero lúdica como esta puede convertir la retroalimentación en una parte más normal y cómoda de sus reuniones. También cambia la forma en que los colaboradores se involucran en la reunión, ya que pueden prestar más atención sabiendo que se les pedirá que den su opinión al final.

Estos juegos pueden tener un propósito secundario: crear un ambiente compartido que los empleados remotos también puedan experimentar. Estas actividades ayudan a las personas en la sala a recordar que los asistentes virtuales están presentes, al mismo tiempo que ayudan al personal remoto a mantenerse conectado a lo que está sucediendo, resistiendo la necesidad de realizar múltiples tareas.

Jugar no es solo para niños

Antes de comenzar a implementar estas estrategias en su lugar de trabajo, es importante recordar que las personas pueden necesitar tiempo para adaptarse. Permitirse ser juguetón en el trabajo no es algo a lo que están acostumbrados muchos empleados. Si se sienten forzados, sus esfuerzos no serán realmente lúdicos.

“La clave para mí es que es voluntario”, subraya Jill. “Realmente deberías jugar de la manera que te sientas cómodo. La volición es un aspecto clave de que sea realmente lúdico “.

Así que juegue con estas estrategias, pruebe lo que funciona para su cultura y no se olvide de divertirse.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here