¿El Talento esta en el Título Universitario?

1455

Al parecer algo esta cambiando y las empresas tecnológicas de EE.UU. son las primeras en planteárselo.

Así lo menciona el columnista estrella de Fast Company, Cale Guthrie We¡ssman, en un artículo recientemente publicado sobre la diversidad en los procesos de selección, donde concluye que para muchas empresas el talento simplemente está ahí fuera, motivo por el cual se están “empezando a dejar de mirar los expedientes y fijarse más en las habilidades del candidato”.

Es así que el mundo tecnológico lleva décadas cultivando la idea de que la universidad y el genio creativo no se llevan bien, según una reciente publicación del World Economic Forum, que se sumó al debate, la gran mayoría de los trabajadores de grandes compañías, salieron de una universidad de élite pero algo que ha empezado a cambiar.

Señala que los títulos universitarios están dejando de tener valor en Silicon Valley, zona sur de San Francisco, Estados Unidos, donde se alojan grandes corporaciones de tecnología del mundo y miles de pequeñas firmas que se forman con los start-ups, porque cada vez es más habitual que contraten talentos que no necesariamente cuenten con estudios universitarios.

Grandes que no concluyeron la universidad

El artículo expresa que esto no debería sorprender, ya que grandes como Bill Gates dejó la Universidad de Harvard para fundar Microsoft o Steve Jobs que solo pasó seis meses en el Reed College para luego pasar a ser presidente de Apple y mayor accionista de The Walt Disney Company o el caso de Serguéi Brin y Larry Page quienes dejaron Stanford para lanzarse a construir el buscador universal Google.

El medio explica que si bien el mundo tecnológico cuenta con características particulares en las que las habilidades personales y los recursos disponibles, hacen que un título no marque la diferencia. Por eso no es raro que empresas como Github, Intel o incluso, la Casa Blanca han iniciado programas para buscar esas ‘habilidades’.

Pero quizás la lección más importante que ha aprendido la industria tecnológica en estos años, es que la meritocracia del talento y la creatividad, sencillamente no se corresponde con la realidad a la hora de mirarse al espejo.

Sobre todo con las últimas políticas migratorias de Trump y a pesar de haber defendido a centenares de sus empleados internacionales. Es el caso de IBM donde solo entre un 10 y un 15% de las nuevas contrataciones cumplen esos requisitos de diversidad.

LA HORA DE Mirarse al Espejo

Así lo explica José Manual Martinez, profesor de derecho en Harvard. “Si uno se va al Nasdaq comprueba que el 75% de las empresas no existían hace 10 años. Los empleos del futuro no están claros y por eso la especialización por sí sola ya no sirve. Hacen falta perfiles muy transversales”.

Y es un nudo central: según una estimación del Departamento de Trabajo de EE.UU. habrá al menos 1 millón de puestos de trabajo de programación y desarrollo sin cubrir en 2020.

Pero para el profesor no es solo un problema de contenidos sino de señalización. Ya que tradicionalmente la universidad a sido un sistema para señalizar a la “gente adecuada”, al tiempo, la sociedad y al equilibrio político de cada momento. Un concepto que choca frontalmente con nuestro sentido actual de lo adecuado.

Es decir, nunca fue capaz de señalizar a todos, pero ahora que vemos que el mundo es mucho más plural, diverso y dinámico que antes; se hace mucho más evidente.

Pero como cambiar no es sencillo para nadie, la industria de la tecnología está combatiendo duramente para atajar sus problemas de homogeneidad cultural y de género. Incluyendo el talento que solo ahora han comenzado a ver.

¿Pero se podrá derribar el mito que ellos mismos construyeron?

Parece cierto que la industria de IT está contratando fuera de los círculos habituales, están buscando a gente que no cumple los estándares tradicionales de formación de alto nivel, está intentando salir de la burbuja que ellos mismos han creado.

Pero teniendo una segunda lectura, lo que sucede es interesante. Que, entre tanta retórica y tanta actitud positiva, no hay certezas, solo una duda. Que recorre los departamentos de RR.HH. del “mundo tecnológico”: si ese cambio será posible.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × tres =