RR.HH. las Oficinas Abiertas ¿Suman o Restan?

585

Es un tema que vale la pena repensar en gestión de marca empleadora y el confort de los colaboradores.

Cada vez con más amantes y detractores el tema de la gestión de los espacios esta haciendo pensar a muchos.

No fue hace tanto que varias empresas comenzaron a mudar su distribución para ir en búsqueda de espacios interconectados e incluso hoy, no son pocas las que están en pleno proceso de mudanza en esa dirección.

Como todos sabemos, emprender ese camino implica proyectos que requieren alta energía, porque al mover espacios es mucho lo que se mueve.

Se mueve una concepción de la jerarquía, del trabajo en equipo, de la comunicación, de la noción de construcción de vínculos, de la productividad y del bienestar.

En fin, no es nuestro objetivo repasar todo lo que se esconde detrás de un cambio de estas magnitudes, sino mas bien comentar algunos debates que están girando en torno a esta temática.

Lo cierto es que mientras que muchas compañías van avanzando en esta dirección, en paralelo empiezan a aparecer voces repensando estos temas en otro rumbo.

Veronica Carabajal

Existen estudios que van arrojando conclusiones interesantes. Uno de ellos es el de la Escuela de Negocios de Harvard (Bernstein/ Turban).

El estudio destaca que dentro de las tendencias sociológicas existen voces encontradas. Por un lado, una línea clara que sostiene que quitar las limitaciones espaciales de encuentro incrementa la colaboración e inteligencia colectiva. La proximidad predice la interacción social, quita ataduras y la información fluye.

Por otro lado, desde la psicología social y ambiental existe evidencia de lo contrario. Quitar límites físicos hace decrecer la colaboración y la inteligencia colectiva. Desde esta perspectiva, los espacios modularizados han sido útiles ya que permiten saber quién está mirando a quién, quién es más consultado y posee información, a quien le responde o brinda tiempo una persona y a quién no lo hace. Esta escuela de pensamiento, sostiene que es clave contar con límites para reducir la potencial sobrecarga, distracción, sesgos u otros síntomas. Lo contrario puede poner en jaque la noción de privacidad psicológica y generar menor interacción como forma de protección.

Lo empírico: casos concretos

Yendo a casos prácticos, en el estudio de Harvard se analizan dos Headquearters Corporativos transicionando a espacios abiertos.

Haciendo uso de la tecnología se hizo un seguimiento en los cambios que se producían o no en los patrones de interacción en las personas con foco en relaciones cara a cara, flujo de e mails y mensajería instantánea.

Contrariamente a lo que se podía esperar, el volumen de contactos cara a cara disminuyó en un 70% y la interacción electrónica se incrementó. Así mismo subieron los índices de stress y ausentismo por temas de salud.

El impacto de la arquitectura en el comportamiento colectivo no fue acorde a los esperado. El nuevo formato parece haber disparado una respuesta natural a tomar distancia del resto de las personas y reconectar a través de medios de menor exposición.

Fuente: Coolbrand

Conclusiones

Y así llegamos a este callejón sin salida en donde las voces a favor comienzan a tener tribuna en contra con evidencia y teoría de respaldo.

Es claro que aún sosteniendo los diseños más colaborativos, la exigencia de espacios de concentración y privacidad es indiscutible.

Clara muestra de eso es que en muchas de las oficinas-espacios abiertos de nuestra región, las salas de reunión se van incrementando y se han ido implantando, además, otros espacios tales como cubículos con dos sillas, micro espacios con teléfono para llamadas que exigen privacidad, e incluso salas de meditación, relax y en algunos casos hasta siestarios.

¿Privacidad o exposición? ¿Networking o concentración? ¿Cocreación permanente o espacio para cranear en soledad?

Debate abierto para encontrar el mejor modelo.

Tal vez sea de ayuda probar en reemplazar el “o” por el “y” para evitar los extremos, y que con foco en la escucha activa de los empleados y en la cultura deseada se pueda moldear el formato que mejor se adapte a cada organización.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 1 =