Por qué los Trabajadores Deberían Salir a Caminar

153

La capacidad de estar afuera es un argumento poderoso para un lugar de trabajo híbrido. Puede mejorar el bienestar, así como la productividad, según muestra una reciente investigación publicada en The Wall Street Journal.

Hace poco estuve hablando con uno de mis exalumnos sobre las decisiones que enfrentan los líderes cuando traen empleados de regreso a la oficina a tiempo completo o híbrido. Este estudiante comentó que un beneficio pasado por alto de trabajar desde casa es que brinda a los empleados la posibilidad de acceder al aire libre durante la jornada laboral.

Describió cómo sus días de trabajo remoto incluían momentos en los que podía ir a su patio trasero y disfrutar de un descanso en la naturaleza, algo que nunca podía hacer cuando estaba en la oficina todo el tiempo. Dijo que estos respiros al aire libre lo dejaron sintiéndose más renovado que sus descansos bajo techo.

Sus observaciones resonaron conmigo, porque se alinearon con mi propia investigación sobre la intersección de los mundos del trabajo y la naturaleza, y con la evidencia convincente de que la exposición a la naturaleza brinda innumerables beneficios a las personas, beneficios que no se detienen cuando comienza la jornada laboral.

Nota recomendada: Olvídese de la Oficina: Salesforce muda a un Rancho a sus Colaboradores

El vínculo con la discusión actual sobre el trabajo remoto e híbrido es obvio: los empleados que tienen trabajos que pueden convertirse en híbridos, es decir, los trabajadores de oficina, son el mismo grupo de trabajadores que a menudo tienen acceso limitado a la naturaleza durante sus jornadas laborales en edificios sellados. Además, dado que estos edificios a menudo están ubicados en áreas urbanas, incluso cuando los empleados pueden salir, la calidad de su exposición a la naturaleza suele ser baja, y ocurre junto con distracciones que impiden disfrutar de la naturaleza, como el ruido del tráfico.

Aquí es donde entra en juego el trabajo flexible. Cuando los empleados trabajan desde casa, pueden abrir las ventanas y respirar aire fresco. Entre videollamadas, pueden salir y sentir la brisa y escuchar pájaros. Después del almuerzo, pueden dar un paseo hasta un parque cercano o trabajar al aire libre durante unas horas. En resumen, en formas pequeñas y grandes, trabajar de forma remota permite una inmersión más profunda en la naturaleza en comparación con estar en la oficina.

Y esta inmersión importa. El contacto con la naturaleza mejora el estado de ánimo de las personas, agudiza las habilidades cognitivas de las personas, las hace más cooperativas, reduce el agotamiento y mejora la productividad de los empleados. Al permitir a los trabajadores un acceso más significativo a la naturaleza a través de horarios de trabajo flexibles, los líderes brindan a los empleados un arreglo de trabajo que facilita un mayor bienestar y rendimiento.

 

Estos beneficios del trabajo flexible basados ​​en la naturaleza para los trabajadores y las organizaciones adquieren un valor agregado considerando que investigaciones recientes han demostrado que la exposición a la naturaleza fuera del horario laboral puede contribuir al desempeño de los empleados cuando regresan al trabajo. En un estudio, mis coautores y yo brindamos evidencia de que, en la medida en que los empleados pasaban tiempo al aire libre antes y después del trabajo, estaban de mejor humor cuando llegaban al trabajo, lo que generaba un mayor esfuerzo laboral más tarde en el día. Esto sugiere que el contacto con la naturaleza no solo tiene el potencial de mejorar el bienestar y el rendimiento de los empleados mientras trabajan de forma remota, sino que también afecta positivamente sus sentimientos y comportamientos cuando regresan a la oficina.

Las empresas, por supuesto, también podrían rediseñar sus espacios de trabajo en persona para brindar a los empleados una inmersión más profunda en la naturaleza, algo que muchas empresas están adoptando al agregar cosas como ventanas que se abren, espacios verdes en los techos y senderos para caminatas en los campus corporativos. Pero tales esfuerzos, si bien son valiosos, son costosos. Es mucho menos costoso y más rápido incorporar el trabajo remoto en los horarios de los empleados.

Un beneficio final de llevar a los empleados a un contacto más profundo con la naturaleza se relaciona con los esfuerzos de sostenibilidad organizacional. En particular, existe un vínculo emergente entre el contacto de los empleados con la naturaleza y su posterior participación en comportamientos relacionados con la sostenibilidad. Las investigaciones muestran que cuando las personas entran en contacto con la naturaleza en una semana determinada, es más probable que adopten comportamientos relacionados con la sostenibilidad que pueden estar alineados con los objetivos de sostenibilidad de la organización cuando regresen al interior.

Nota recomendada: La Semana Laboral de 5 días está Muriendo, según Stanford

Un par de advertencias están justificadas. Primero, los individuos difieren en la medida en que les gusta el aire libre; las inversiones en contacto con la naturaleza probablemente tendrán poco efecto en los empleados que no sienten conexión con el mundo natural. Además, por más beneficiosas que sean las interacciones con la naturaleza, no pueden compensar las graves deficiencias laborales en términos de salarios justos y trato respetuoso. Sonaría hueco y sería contraproducente decirles a los empleados con exceso de trabajo que simplemente salgan al aire libre para evitar su agotamiento inminente.

No hay respuestas únicas para todos cuando se trata de rediseñar trabajos en una era pospandémica. Pero al sopesar los beneficios del trabajo híbrido y otros arreglos de trabajo flexibles, los líderes no deben olvidar que parte de la respuesta se puede encontrar justo afuera de sus puertas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here