RR.HH. ¿Nos Hemos Convertido en una Enfermería Escolar?

1190

Mandatos de vacunación, impulsores, exenciones, protocolos, etc. Solo un puñado de preguntas de salud pública que los departamentos de RR.HH. debemos responder, según reporta The New York Times

Gia Ganesh es una persona sociable, por lo que le encantaba dirigir las operaciones de personas, lo que muchas empresas ahora llaman recursos humanos, en Florence Healthcare. Dirigió los esfuerzos de contratación de la compañía de tecnología de atención médica, se reunió con las futuras mamás que planeaban su licencia de maternidad y ayudó al personal a decidir si gastar sus beneficios de bienestar en terapia o en un masaje.

Pero como muchas personas trabajadoras, descubrió que la pandemia abrió la descripción de su trabajo y lo llenó de nuevas responsabilidades. Y como muchos profesionales de gestión de personas, descubrió que a veces tenía que desempeñar un papel similar al de una enfermera de empresa.

Cuando el covid comenzó a propagarse, la Sra. Ganesh se aseguró de que los empleados tuvieran estipendios para establecer espacios de trabajo en casa y planificar actividades virtuales, como un espectáculo de magia y una competencia de cocina, para mantener a las personas conectadas. Para el otoño pasado, estuvo en la reunión con el director ejecutivo para redactar el mandato de vacunación de su empresa, que requiere que todos los empleados, incluso los que trabajan de forma remota, estén completamente vacunados contra el coronavirus. Ella revisa cada solicitud de exención de la regla de vacunas de las personas que prefieren someterse a pruebas regulares de coronavirus.

Nota recomendada: ¿Colaboradores Exhaustos y Agotados?, Sepa que hacen sus Colegas de RR.HH.

“¿Qué sucede si los empleados dan positivo por Covid? ¿Cómo los cuidamos y el rol, si están fuera por un período de tiempo significativo? Hay mucha complejidad nueva que  el Covid ha traído al mundo de los recursos humanos”, dijo la Sra. Ganesh, cuya empresa tiene alrededor de 150 empleados en todo el mundo.

Así como la crisis de Covid-19 convirtió en epidemiólogos aficionados a las personas que intentaban seguir con su vida diaria, también obligó a los profesionales de RR.HH., especialmente a los de las pequeñas y medianas empresas, a enfocarse de nuevo en la salud pública. Mientras las empresas sopesaban cuándo volver a la oficina, si requerir vacunas contra el coronavirus y qué tipo de exenciones de esas reglas permitir, a menudo eran los directores de gestión de personas a quienes se les pedía que dirigieran esos esfuerzos. Ya no era suficiente que estos profesionales gestionaran la satisfacción laboral y el desarrollo profesional de sus compañeros. De repente, también se les encargó monitorear su salud, seguridad y puntos de vista sobre la inmunización.

Las dimensiones adicionales de los trabajos de Capital Humano se están enfocando más ahora, a medida que más organizaciones ponen en vigencia los mandatos de vacunación. Alrededor del 17% de los empleadores estadounidenses requerían vacunas o pruebas de covid negativas para los empleados que regresaban a la oficina, según una encuesta de Gallagher a más de 500 empleadores realizada entre agosto y octubre.

Luego está el tira y afloja sobre los planes de regreso a la oficina, con la atracción de ejecutivos ansiosos por ver a los trabajadores en persona enfrentar el impulso del aumento en el número de casos de Covid. Además de eso, ha llegado el desafío de retener el talento cuando los trabajadores abandonan el trabajo, con 4,5 millones que abandonaron sus funciones voluntariamente en noviembre. Las fuentes de estrés, para algunos directores de recursos humanos, parecen multiplicarse mes a mes.

Nota recomendada: Simone Biles y la Salud Mental como Prioridad en Nuestras Organizaciones

Para George Boué, quien dirigía RR.HH. en Stiles, una empresa de bienes raíces comerciales con sede en Florida, las ansiedades de su trabajo comenzaron a aumentar este otoño. Seguía despertándose sobresaltado a las 3 a. m., su mente llena de preguntas. ¿Cómo iba a implementar un mandato de vacunación para sus colegas que lo vieron como una intrusión? Más importante aún, ¿cómo iba a mantener seguros a todos en su oficina?

El Sr. Boué, que está completamente vacunado, estaba rodeado de amigos en el sur de Florida que citaban información errónea sobre la vacuna. Estimó que un tercio de su personal de 300 personas probablemente no esté completamente vacunado. Cuando el Departamento de Trabajo implementó su regla de vacunas en noviembre, exigiendo que las grandes empresas vacunen o evalúen a sus trabajadores semanalmente, Boué comenzó a redactar los términos de la política de vacunas de su empresa; luego lo puso en suspenso por batallas legales por los mandatos, especialmente en Florida. Boué decidió que entre sus compañeros de equipo no se referiría a la política como un mandato, porque quería moderar las tensiones siempre que pudiera.

“Están aquellos que sienten que el mundo se está acabando, y esto es horrible, y aquellos en el otro lado del espectro que sienten que todo esto es un montón de tonterías”, dijo. “La parte más difícil de mi papel ha sido tratar de abordar todos los lados”.

Sus responsabilidades continuaron volviéndose más espinosas desde el comienzo de la pandemia: en los primeros meses, su equipo tuvo que pedir galones de desinfectante y cientos de máscaras. El verano pasado, tuvieron que comenzar a hacer cumplir los requisitos de máscaras en la oficina para los empleados no vacunados, aunque su equipo no solicitó prueba de vacunación para esa regla y, en cambio, siguió «el factor de confianza».

Algunos ejecutivos están subcontratando el trabajo de seguridad de Covid a empresas que configuran sistemas de pruebas y vacunas llave en mano. DocGo, por ejemplo, una empresa de atención médica y tecnología, crea programas de prueba para empresas y supervisa el mantenimiento de la confidencialidad de los empleados, la privacidad de los datos y el cumplimiento de las normas del gobierno federal.

Aún así, Anthony Capone, presidente de DocGo, dijo que escucha regularmente a los directores de gestión de personas, especialmente a aquellos preocupados de que sus trabajadores no vacunados tengan dificultades para obtener sus pruebas de covid, lo que podría significar que los empleadores están violando las pautas gubernamentales.

“Trato de no ser doctora o científica”, dijo Amy Zimmerman, directora de RR.HH. de Relay Payments, una empresa de software con sede en Atlanta que tiene poco más de 100 empleados. “Tenemos instituciones como la Organización Mundial de la Salud y personas realmente inteligentes que toman decisiones en las que, si eres razonable, confías”.

Aún así, hay muchas decisiones científicas, especialmente aquellas sobre exenciones de reglas de vacunas, que deben tomarse caso por caso, y tienden a recaer en un equipo de recursos humanos que no tiene capacitación científica.

Nota recomendada: Después de 18 meses de Cambios Implacables, RR.HH. también está Agotado

La empresa de la Sra. Zimmerman actualmente permite que su personal trabaje desde casa, pero los que ingresan a la oficina deben mostrar un comprobante de vacunación completa. Las solicitudes de exenciones de esa regla van directamente a HR. Uno involucró preocupaciones sobre tratamientos de fertilidad, pero el empleado no pudo obtener una nota del médico de respaldo y ahora no puede ingresar a la oficina. Otro fue de un empleado que había sido previamente infectado con coronavirus, a quien el equipo de la Sra. Zimmerman determinó que tendría que mostrar pruebas de anticuerpos cada 90 días.

Relay Payments también tuvo dos grandes reuniones en persona el año pasado, donde requirió prueba de vacunación y una prueba negativa 72 horas antes de la llegada de los colaboredores. Justo antes de su reunión de diciembre, un empleado que estaba completamente vacunado dio positivo y se saltó el evento. La Sra. Zimmerman se sintió aliviada de que él descubrio su caso antes de tomar su vuelo, lo que ella vio como una validación de la decisión de la compañía de exigir vacunas y pruebas.

Ahora su equipo está sopesando si exigir refuerzos. Ella dijo que podrían esperar por ahora, aunque continuarían siguiendo las recomendaciones de gobierno

Tomar este tipo de decisiones exige un consumo constante de noticias por parte de los líderes empresariales, y muchos buscan experiencia en línea sobre Covid: “The gobierno es mi fuente principal, pero hay múltiples canales y medios a los que estoy conectado”, dijo la Sra. Ganesh, de Florence Healthcare.

Nota recomendada: ATENCION ¿El ‘Director de Teletrabajo’ sustituirá al de RR.HH.?

El Sr. Boué, en el sur de Florida, finalmente ha llegado a su límite en la angustia de gestión de personas. Se retiró a finales del año pasado. Su esposa trabaja en un hospital, y con las ansiedades que ella acarrea, sobre los camiones congeladores y las camas desbordadas, él siente que no puede llevarse a casa su propio conjunto de preocupaciones laborales.

El Sr. Boué solía despertarse con muchas ganas de llegar a la oficina: “Aunque soy antisocial, disfruto trabajar y ayudar a la gente”, dijo. Pero los últimos dos años han socavado esa sensación de entusiasmo: «No hubo un momento particular de ‘¡Ajá!'», Agregó. “Me di cuenta de que el estrés no era bueno para mí”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here