Lecciones de Por qué los Empleados Siempre Deben Ser lo Primero

484

Esta frase tan usada y tan trillada en el mundo de RR.HH. toma sentido en un reciente artículo publicado por el reconocido imversor de venture capital Carey Smith para Quartz, generando gran revuelo en redes sociales.

Cuando era niño, el jefe de mi madre una vez le dio un pavo como bono de fin de año, no dinero para comprar regalos o ayudar a pagar facturas, sino un pájaro sin vida para llevar a casa y cocinar en exceso.

Los recuerdos de esto me ayudaron a empujarme a una edad temprana en la dirección de entrar en el negocio yo mismo, aunque solo sea para tratar a las personas mejor que eso. La mayoría de los trabajos que tenía al comienzo de mi carrera sugerían que el jefe de mi madre no era un caso atípico. En repetidas ocasiones vi a los empleadores poner sus propios intereses y bolsillos por encima de todo lo demás. Un vicepresidente para el que trabajé incluso me dijo a mí y a algunos colegas que podía pagarnos a todos el doble, pero ¿por qué debería hacerlo? ¡Buena pregunta!

De hecho, fue tan bueno que me llevó a dimitir.

Desde entonces, he sido mi propio jefe. Comencé una empresa con un éxito marginal y luego una segunda muy exitosa. En 2017, vendí el segundo fabricante de ventiladores y luces Big Ass Fans, por USD 500 millones de dólares. Podría haberme retirado al sur de Francia y haber contado mi dinero, pero en su lugar decidí iniciar una tercera empresa con una parte de esos ingresos y algunos de mis antiguos colegas. Asesoramos e invertimos en fundadores que buscan hacer crecer sus startups. Y mientras tanto, sigo arremetiendo contra los malos capitalistas; me irritan muchísimo.

Nota recomendada: Firma Anuncia Premio para Colaboradores, pero era Un Engaño

Dando Mala Fama 

¿Por qué el arco del universo capitalista se inclina tan a menudo hacia la avaricia? ¿Qué les pasa a personas como Jeff «Aún no es un astronauta» Bezos, que permite que sus empleados trabajen hasta la médula, sólo para dispararse al espacio y luego darles las gracias vertiginosamente por pagar por ello?

Le dan al capitalismo una mala reputación, y eso me irrita porque cuando se hace bien, no hay mejor sistema para crear prosperidad económica. Toda mi vida he intentado practicar un buen capitalismo. De alguna manera, entre observar al tacaño jefe de mi madre y asimilar la moraleja del Cuento de Navidad de Charles Dickens, crecí comprendiendo que los empleados leales y trabajadores son el activo más valioso que puede tener una empresa.

Hace unos años, un CEO de una pequeña Fintech estaba en todas las noticias por recortar su propio salario de 1 millón de dólares para pagar a cada uno de sus empleados y a él mismo el mismo salario digno razonable. Mientras todos cantaban sus alabanzas, pensé que la gente se estaba perdiendo la historia más importante: ¿Qué estaba haciendo pagándose a sí mismo 1 millón en primer lugar, cuando esa cantidad era casi la mitad de su beneficio neto proyectado? ¿Por qué desviaría tanto de su empresa para su propia comodidad personal? Si no puede pagar a los empleados un salario justo, entonces no debería estar en el negocio en primer lugar.

Operar un negocio que paga a las personas de manera justa no es algo difícil de lograr, siempre que mantenga sus márgenes saludables, se mantenga por delante de la competencia y haga de sus empleados una prioridad. 

No puedo imaginarme pagándome el mismo porcentaje de las ganancias de mi empresa que ese CEO. Hubo años en los que mi sueldo neto apenas cubría la factura semanal de mis compras. Pero siempre me aseguré de que a nuestros empleados se les pagara lo que se merecían, y algo más. Sabía que los necesitaba. Nuestros salarios eran más altos que el promedio no solo para el estado de origen de la compañía, Kentucky, sino un 30% más altos que el promedio de todo el país, y por supuesto, me jactaba de ello cada vez que podía, porque valía la pena alardear de ello. Estaba tan orgulloso de nuestros salarios como de nuestros saltos anuales en los ingresos (30% o más en promedio) y de las críticas entusiastas de nuestros clientes, ninguno de los cuales hubiera sido posible sin empleados que se sintieran valorados.

Nota recomendada: Firma Reparte de Sorpresa USD 10 millones de Bono a Colaboradores

También me jacté de nuestros beneficios y de nuestras fiestas navideñas, donde regalamos miles de dólares en premios en efectivo, con impuestos ya cubiertos. Y eso se sumaba a los generosos bonos anuales (los recuerdos del bono de pavo de mierda de mamá me hicieron decidido a hacerlo mejor). Siempre reservamos un porcentaje de nuestras ganancias para bonificaciones. Las cantidades no se basaron en el salario o el título. Nuestro personal de producción trabajó tan duro como nuestros mejores ingenieros y quería que supieran que los apreciaban. Incluso durante lo peor de una recesión, cuando nuestra empresa apenas alcanzó el punto de equilibrio, logramos darles a todos unos cientos de dólares adicionales, y también evitamos los despidos.

Cuando finalmente decidí vender la empresa, muchos empleados obtuvieron la mayor bonificación de sus vidas, gracias al programa de derechos de apreciación de acciones que establecimos desde el principio. El programa de derechos fue muy importante para mí, porque desde el principio le pedí a la gente que viajara conmigo mientras construíamos la empresa. No quería que fuera solo un trabajo para ellos. Quería empleados leales desde la planta de producción hasta el equipo ejecutivo para compartir la prosperidad. Así que reservamos hasta una cuarta parte de la empresa para el programa de recompensa a los empleados. El valor de los derechos de apreciación de las acciones de un empleado con el tiempo dependía de cuánto creciera la valoración de la empresa. Una empresa de terceros realizó la valoración cada año. 

Por qué los empleados son lo primero

Diez años después de que establecimos el programa, estaba listo para hacer algo más con mi vida. Me decidí por un precio de venta de usd 500 millones de dólares en gran parte porque parecía un número razonable para asegurar que las personas que se habían quedado conmigo obtendrían un buen rendimiento.

uando se cerró el trato, unas 15 personas se convirtieron instantáneamente en millonarios. Algunos que habían sido invaluables en la construcción de la empresa desde sus primeros días ganaron alrededor de 5 millones. En total, se distribuyeron 50 millones de dólares. La gente se acercó y me dijo: «Cambiaste mi vida». No necesitaba todo ese dinero. Lo que necesitaba eran los excelentes empleados que me ayudaron a hacer despegar el negocio.

Muchos capitalistas dicen que aprecian a sus empleados, pero muy pocos siguen sus palabras con acciones. Pensé que podía hacerlo mejor, y supe que comenzaba con la Regla de Oro: Trate a sus empleados, proveedores y clientes como le gustaría que lo trataran a usted. Pero los empleados son lo primero, porque hacen posible todo lo demás.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here