RR.HH. ¿Conoce la “Nueva Etiqueta” de Oficina Post Covid-19?

449

La pandemia cambió nuestros hábitos sobre cómo relacionarnos. Habrá menos problemas si se siguen ciertas reglas básicas al reincorporarse, según The Economist.

A medida que avanzan los programas de vacunación en distintos países los empleados están retornando a trabajar en las oficinas aunque sea algunos días por semana.

En este regreso, la pandemia también habrá cambiado las actitudes hacia comportamientos que se consideraban bastante normales antes de la aparición de la pandemia.

A continuación, se muestran algunas sugerencias de lo que se debe y no se debe hacer para el nuevo orden mundial:

1. No le cuente a los demás sobre sus vacaciones exóticas.

La mayoría de la gente durante los confinamientos no tuvo la posibilidad de viajar o quizás incluso demasiado tiempo al aire libre. No quieren saber nada de su viaje a las Maldivas, incluso si pasó dos semanas de cuarentena después.

“La gente solo toleraba las reglas porque se les decía que todos estábamos en el mismo barco; no quieren saber que usted tiene un yate”, indicó el mencionado medio.

Nota recomendada: La Oficina Post COVID-19 ya está aquí, en Australia
2. No exprese falsa modestia.

Mucha gente ha tenido problemas durante el confinamiento, así que no se jacte de cómo enseñó a sus hijos griego antiguo y cálculo diferencial mientras también realizaba una docena de llamadas de Zoom al día. Tampoco se trata de una competencia.

3. No vaya a la oficina con un resfriado.

Tradicionalmente, se esperaba que las personas llegaran a la oficina con un resfriado leve; incluso cuando estornudaban con frecuencia. Pero la pandemia demostró que los virus son altamente transmisibles.

De un momento a otro, el escritorio del trabajador estaría lleno de pañuelos desechados. Los compañeros de trabajo tendrían mucha suerte si no se contagian.

Un resfriado no es tan grave como el COVID-19. Aun así, ahora que sabemos que la gente puede trabajar en casa, no hay excusa para infligir su resfriado a sus colegas.

4. Sea higiénico.

En las semanas previas al confinamiento, muchas personas se dieron cuenta de que estar en la oficina significaba tocar muchas superficies comunes: manijas de puertas, interruptores de luz, botones de impresora.

Por lo tanto, lávese las manos (o use desinfectantes para manos) con la mayor frecuencia posible. Mantenga la puerta abierta para que los colegas no tengan que tocar también la manija. Es una buena regla para seguir en todo momento, ya que a menudo otros virus (influenza, norovirus) pueden atacar.

Nota recomendada: RR.HH. ¿Habrá un Conflicto Laboral entre Vacunados y no Vacunados?
5. Limpie su escritorio

En el futuro cercano, muchas personas trabajarán en escritorios compartidos, así que no deje latas de bebidas, cascos de bicicleta, comida, etc., para que el limpiador o el próximo ocupante se encargue de ellos.

Si queremos que este sistema funcione, los gerentes deberán proporcionar casilleros para que los trabajadores puedan almacenar material importante.

6. No se acerque tanto a sus compañeros.

Todo el mundo se ha acostumbrado a mantener un poco de distancia social con los demás durante la pandemia. Por lo tanto, solo parecerá más intrusivo si se acerca a un metro o más de un colega cuando regrese a la oficina.

No acerque la silla tanto a una persona que sus brazos y piernas casi se toquen. Si el ascensor ya tiene varias personas, no trate de entrar apretado: espere al siguiente.

7. Mantenga la voz baja.

Durante el confinamiento los empleados han pasado mucho tiempo en videollamadas en las cuales –según sugieren los estudios–hablan un 15% más alto de lo normal, tal vez porque inconscientemente se están dirigiendo a alguien que está lejos.

Llevará tiempo acostumbrarse de nuevo a la conversación normal, pero no empiece como un actor de Shakespeare haciendo el discurso de Enrique V.

Nota recomendada: La Oficina del Futuro, Post Coronavirus!
8. No se vista demasiado informal.

Pasó más de un año desde que los empleados varones se pusieron traje y corbata, o las empleadas buscaron en sus guardarropas un atuendo cuidadosamente hecho a medida.

Los viernes de ropa informal se convirtieron en algo cotidiano, especialmente por debajo de la cintura (y fuera del alcance de la cámara de la computadora).

Tal vez la moda de oficina nunca vuelva a la era anterior a la pandemia, pero hay límites. No es necesario que se vista de gala, pero no debe vestirse para ir a la playa.

9. Sea tolerante con los colegas nerviosos.

Algunas personas pueden ser más reacias a regresar que otras. Esto puede deberse a razones de salud individuales o como resultado de que un miembro de la familia sea vulnerable.

No menosprecie el trabajo a tiempo parcial ni olvide incluir a los empleados bajo esta condición solo porque están en Zoom. Y no asuma automáticamente que las personas quieren estrechar la mano (y mucho menos un abrazo) cuando lo vuelvan a ver. No todos los elementos del trabajo remoto desaparecerán de la noche a la mañana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here