Líderes en Tiempos de Pandemia ¿Ajustando Espectativas?

586

Les compartimos un interesante artículo de Harvard Business Review que generó acalorados debates en las redes sociales del primer mundo sobre la productividad organizacional en tiempos de Convid-19.

La mayor parte de los paísess se han estado refugiándose y trabajando desde casa desde hace algún tiempo. Este cambio vino con desafíos obvios para aquellos que trabajan y viven con otros, ya sean compañeros de cuarto, compañeros, cónyuges o hijos. Luego, están aquellos empleados que no tienen otros en casa y ahora no tienen viaje. Uno podría pensar intuitivamente que estas personas serían tan productivas o incluso más, dado que la investigación muestra que los trabajadores remotos hacen más.

Sin duda, este podría ser el caso para algunas personas. Sin embargo, mis conversaciones con docenas de clientes y colegas en los últimos dos meses me dicen lo contrario. Independientemente de la situación de cada persona, el tema rotundo que escuché de los profesionales que trabajan, abarcando múltiples sectores, es que no solo se está haciendo menos, sino que están agotados emocional, mental y físicamente.

Tanto como nuestro sistema hospitalario tiene una capacidad limitada, nosotros también. Además de los numerosos desafíos tangibles que muchos empleados enfrentan ahora para realizar el trabajo, hay varios desafíos intangibles que todos enfrentamos y que reducen en gran medida nuestra capacidad para hacer el trabajo. Éstas incluyen:

1. Fatiga emocional y cognitiva

La pandemia ha creado un “impuesto” emocional y cognitivo que ocupa una capacidad limitada que, en circunstancias normales anteriores, anteriormente era libre de concentrarse en el trabajo. El resultado es que muchas personas, incluso aquellas con distracciones mínimas en el hogar, han experimentado una fatiga emocional y cognitiva significativamente mayor de lo habitual.

Mientras que muchas personas, en la superficie, informan que están “bien”, en cierto grado están preocupadas por su propio bienestar, la salud de un ser querido considerado de alto riesgo, luchando con sentimientos de culpa al quedar corto en el trabajo o en ayudar a su hijo en la escuela, o en realidad lidiando con el impacto directo del virus, por ejemplo hace poco un cliente divulgó que tenía que considerar cómo compartir la noticia con sus hijos de que un vecino anciano había fallecido de Covid. 19. Y ahora que los estados han comenzado a abrirse gradualmente y las organizaciones piensan en cómo sería volver a la oficina, hay preocupaciones adicionales que los empleados pueden tener ahora sobre su seguridad en el futuro.

Ya sea que los sentimientos de preocupación, ansiedad, pena o culpa sean conscientes o no, son como una subrutina, que se ejecutan en el fondo de nuestro sistema operativo, ocupando un espacio limitado en nuestro disco duro. La investigación de Roy Baumeister también muestra que suprimir o fingir nuestras emociones, lo que nos genera es un desgaste extra si le sumamos el objetivo de hacer nuestro trabajo.

2. Fatiga de la compasión

Otro fenómeno que está dejando a las personas sintiéndose aniquiladas es la compasión. Al proporcionar empatía a los demás y hacer un esfuerzo por comprender sus circunstancias personales para apoyarlos mejor, inadvertidamente agotamos aún más nuestra energía y recursos mentales. Claudia, una cliente de gestión consultoría, compartió que el impacto de atender el bienestar emocional de su equipo la ha dejado agotada, lo cual no había anticipado. Personalmente, como entrenador ejecutivo y alguien en una profesión de “ayuda”, después de haber contactado para apoyar a varios líderes, me he sentido completamente agotado muchos días antes de las 3 pm, a pesar de dormir lo suficiente. Algunos de mis colegas entrenadores están sintiendo el mismo efecto.

3. Fatiga física

El hecho de que nuestro estado emocional afecta directamente nuestro bienestar físico está bien documentado. Los estudios muestran que el 80% de las visitas al médico por síntomas físicos involucraron un problema socioemocional. En particular, el trastorno que muchas personas han experimentado desde que comenzó la pandemia ha llevado a un aumento de la depresión y la ansiedad. Para muchas personas, estas afecciones pueden provocar cansancio físico o incluso fatiga crónica, además de reducir la concentración, la memoria y el sueño, haciéndonos aún más cansados ​​y menos productivos.

Cualquier buen gerente sabe que debemos adaptarnos a la situación actual. Esto significa que, al menos a corto plazo, los gerentes deben recalibrar sus expectativas. A continuación se presentan algunas pautas para los gerentes sobre cómo se ve esto en la práctica:

Qué hacer:

  • Vuelva a priorizar proyectos y fechas límite: identifique qué se puede poner en segundo plano (o incluso cancelar por completo) y qué fechas límite se pueden extender.
  • Vuelva a evaluar el nivel de detalle o calidad necesario para estos proyectos y sus métricas para el éxito. ¿Qué es lo suficientemente bueno o realistamente alcanzable?
  • Vuelva a equilibrar el trabajo entre los miembros del equipo, tomándose el tiempo para comprender sus situaciones personales y las diferencias individuales de capacidad.

Que No Debo Hacer:

  • Espere el mismo nivel de respuesta o disponibilidad que antes.
  • Suponga que los demás manejan este tipo de situación de la misma manera que usted o como manejaron otros tipos de situaciones estresantes en el pasado. Este es un juego de pelota completamente nuevo.
  • Suponga que otros le dirán cuando se sientan abrumados o necesiten ayuda; deberá darles permiso explícito para hacerlo y demostrar que está bien que soliciten apoyo.

Para ser claros, ajustar las expectativas no es sugerir que los gerentes eludan las responsabilidades o sean laxos, o que no deben esforzarse por obtener resultados ni responsabilizar a las personas. Esta pandemia es un maratón que todos corremos juntos. Y al igual que con las medidas de protección en el lugar, el ajuste de nuestras expectativas sobre la productividad de los demás debe ser temporal. Al recalibrar las expectativas ahora, los gerentes obtendrán mucho más de su gente a largo plazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × tres =