RR.HH. ¿Existe una Cultura del Almuerzo?

721

Así como todo comunica, las instancias de compartir entre colegas deben ser oportunidades para transmitir nuestra cultura, así lo cuenta una nota de la revista norteamericana Startup.

En muchos lugares del mundo como Tokio, los empleados salen de la oficina a buscar su almuerzo para comer en sus escritorios, en este caso una sabrosa caja de bento. Llegando a ser tan masivas que un empleado público en Kobe fué atrapado saliendo tres minutos antes en forma recurrente siendo sancionado.

O en EE.UU. , donde la “comer en el escritorio” es la norma: el 62% de los profesionales dice que usualmente lo hace. Incluso ideando formas ingeniosas (con vajillas especiales y comidas de preparación anticipada) para hacer que los almuerzos de mesa parezcan un poco menos tristes.

Si bien hay varias razones por las cuales los colaboradores eligen comer solos, en sus escritorios. Una explicación la dió el villano de “Wall Street” Gordon Gekko cuando mencionó que: “El almuerzo es para los débiles”.

Sin embargo, en otras latitudes como Brasil, Francia o Turquía, la mayoría de colaboradores toma un descanso para almorzar fuera de la oficina, y esta es la mejor práctica según recientes investigaciones publicadas sobre el tema.

Pero ¿Cuáles son los beneficios de almorzar juntos?

Para empezar, comer juntos nos hace más felices. Incluso en los días más estresantes, los estados de ánimo se levanta después de almorzar con amigos o compañeros de trabajo. Así lo demuestra el estudio Salud, Felicidad y Comer Juntos del Canadian Center of Science and Education, que siguió a los participantes a lo largo de ocho años, descubriendo que compartir comidas contribuyó a una mayor felicidad.

Que a palabra del informe, “el consumo de alimentos es una parte vital de la interacción social diaria y comer de forma inversa se puede ver como una fuerte experiencia de soledad, que a su vez puede tener efectos perjudiciales sobre la cognición, la emoción, el comportamiento y la salud”.

Cuando comemos juntos, es más probable que cooperemos y nos desempeñemos mejor cuando regresamos a nuestros trabajos. Así lo dice otro estudio de Cornell que estudiaron los hábitos alimenticios de más de 50 estaciones de bomberos urbanos, encontrando que quienes preparaban sus comidas y las injerian juntos eran más cooperativos y mejores en sus trabajos.

“Comer juntos es un acto más íntimo que mirar juntos una hoja de cálculo de Excel”, dijo el profesor Kevin Kniffin, uno de los autores del estudio. “Esa intimidad vuelve al trabajo”.

El aspecto social de comer con otros sirve también para un propósito importante y reparador. Incluso los descansos para tomar café en grupo pueden hacer que nos sintamos más frescos y reducir el riesgo de agotamiento.

Por ejemplo, la costumbre sueca de “fika” proviene de la palabra del argot para café. “Fika” se puede usar como un verbo, para tomar un café, un bocadillo y una charla, o puede ser un sustantivo, lo que significa un descanso con una bebida (generalmente café) y un bocadillo.    

Siendo ¿fika?, mirando al otro, una pregunta común entre los suecos, que lo usan para conocer mejor a sus colegas o ponerse al día con amigos. Y así lo prueba un tercer estudio de la Universidad de Lund , donde comprobaron que los fika regulares reducen el riesgo de agotamiento y reducen la necesidad de permisos por enfermedad a largo plazo.

Entonces, te preguntarás, ¿cómo puedo animar a mi equipo a almorzar, o al menos a fikar, juntos? No es fácil desaprender las costumbres alimentarias de larga data, especialmente en medio de nuestros días ocupados, pero hay pequeños pasos que podemos tomar para minimizar nuestra cena de escritorio.

Fomentando Cultura en el Almuerzo

Podemos comenzar estableciendo rituales y dando a nuestros equipos una actividad de cena grupal regular. Y cuando todos participan, nadie se sentirá como un vago por no trabajar durante el almuerzo.

La empresa de software con sede en Nueva York Impraise ha hecho un gran trabajo al lograrlo. Todos los días, sus más de 130 colaboradores comen juntos en una mesa grande, un ritual que comenzó cuando la empresa tenía unos cuantos empleados y ha continuado desde entonces.

Para hacerlo más interesante y dividir las responsabilidades, Impraise elige al azar a dos empleados cada día para administrar las compras de comestibles, la preparación de las comidas y la limpieza.

“Es una excelente manera de mezclar y asegurarse de que las personas de diferentes partes de la compañía también tengan tiempo para estar juntos”, escribe Bas Kohnke, CEO de Impraise. Me encanta la idea de involucrar a todos en la planificación, y remangarse con colegas con los que no podría interactuar de otra manera.

Si el almuerzo diario es un cambio demasiado drástico para su oficina, puede comenzar con un evento semanal los viernes, para comenzar a rodar. Como responsables de Gestión de Personas, es importante trabajar con los líderes y dar un ejemplo a los colaboradores a través de nuestros hábitos diarios.

Bas Kohke, CEO de Impraise

Un gerente que come en su escritorio les indica a los empleados que deben hacer lo mismo. Una gerente que invita a su equipo a probar la nueva tienda local de sándwiches muestra que ve a sus colegas como personas (hambrientas) y que la compañía reconoce el valor de los recesos sociales restaurativos.

Reconociendo ese valor, las empresas de catering innovadoras ofrecen nuevas formas para que los colegas cenen en la oficina. Es el caso de Cater2.me, por ejemplo, van más allá de la típica entrega de alimentos para proporcionar elementos más interactivos, como chefs y anfitriones de comidas.

A la palabras de su fundador Alex Lurton: ” Haremos que venga el chef y termine los platos en su oficina junto a sus colaboradores para hacerlo más interactivo. Ese tipo de cosas agrega un pequeño elemento social adicional, uniendo a las personas y haciendo que hablen “.

Al final, eso es lo que se supone que comer juntos. Sí, el objetivo principal es el sustento, pero también fomenta las conexiones que van más allá de nuestras limitaciones de trabajo. Un compañero de trabajo y yo podríamos comenzar a almorzar hablando sobre un problema de producto, pero al final, estamos intercambiando consejos de viaje y compartiendo nuestras zmejores y peores experiencias de hotel

El Compartir como una Prioridad

A diferencia de lo que nos hacía creer Gordon Gekko, el almuerzo no es para los débiles. Es para los trabajadores que desean ser versiones más felices, más productivas de sí mismos y que desean evitar el agotamiento.

Por supuesto, habrá días en los que no podamos alejarnos del escritorio y cuando limpiemos nuestro teclado encontraremos restos de bocadillos y comidas. Pero ya saben, fomentar una cultura fika entre nuestros colaboradores esta en nuestra manos.

1 COMENTARIO

Responder a RR.HH. ¿Conoce la Estrategia de los Microbreaks? | Comunidad RH Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 4 =